AL LECTOR:

Narraciones de hechos y acontecimientos recordados por el autor; otras recogidas de la tradición oral y escrita.

domingo, 16 de octubre de 2016

PAISANAJE DE PARRES

(Del libro "Refugios de piedra") En este enlace puedes bajar el  [archivo.pdf ]

Los pueblos se forman de barrios, que son a su vez la sede de distintas familias. Hay barrios en los que predomina un determinado linaje, un apellido, como si hubiera habido un asentamiento primario del que hayan eclosionado un racimo de familias. Pero, aunque no sea así, en los barrios, por lo general, se siente la familiaridad más que la vecindad, demostrada día a día cuando se necesitaban unos de otros para socorrerse en la desventura, la enfermedad o en el trabajo: caso de la siega, la siembra, el sallo, la esbilla, la esfoyaza o el mataciu.
En estas páginas se detallan las casas existentes desde finales del S. XIX hasta principios del S. XXI, aunque, por desconocimiento más que por falta de interés, algunas casas de construcción reciente no se recogen por carecer de datos exactos de sus propietarios o usuarios.
Tiene un valor sentimental más que documental para quienes las conocimos. En el tiempo que va desde el inicio de este proyecto, enero de 2009, fui corrigiendo cuantos errores detecté, aportando datos nuevos datos que me dan los lectores. Estoy seguro que cada uno encontrará otros más en lo que concierne a su propia familia. Pero también habrá quien agradezca, en cambio, conocer otros más.
Va dedicado con todo mi respeto a la memoria de quienes cito en sus “Refugios de piedra”, barrio por barrio en el conjunto del pueblo de Parres.
Sigo un orden geográfico iniciado en el barrio en que nací, me crié y eduqué, arropado por el cariño y el afecto de la gran familia que representa para cada uno sus vecinos.
En los pueblos, las casas suelen llevar el nombre de sus más característicos moradores o de quienes las mandaron construir. Los apelativos o motes con que se les conocía los transcribo “entrecomillados”, pero carentes de ningún sentido peyorativo. Sirven para distinguir entre dos personas con el mismo nombre, a veces, basados en  alguna particularidad física, anatómica, o de carácter sin que suponga discriminación alguna. Los términos “tiu” o “tía” no tienen significado familiar; se aplicaban a personas de cierta edad, más jóvenes de lo que yo pensaba de niño, pues la esperanza de vida era más corta, entonces. Sinceramente pienso que muestran más respeto, familiaridad o cercanía en el trato que otra cosa. No todo el mundo se hacía merecedor de tan cariñoso tratamiento en los pueblos.
El pueblo de Parres se extiende de Levante a Poniente en una franja aproximada de dos kilómetros, por la cima de un plegamiento calcáreo que separa un fértil y extenso valle al Norte del abrupto paisaje rocoso al Sur, conformado por numeroso cuetos y pequeñas brañas de pastos entre ellos que en épocas de más población eran cultivables en su mayoría o de pastos y sembrados para alimento de los humanos y de la ganadería bovina, ya que el resto, ya sea del ovino como del caprino pastaba en rebaños por las brañas y bosques hasta superar el cordal del Texéu, llegando a las alturas del Cuera donde tiene marcados los límites Parres con otros pueblos pueblos del concejo de Cabrales. Abundan también los Jogos y profundas torcas que se comunican entre sí y múltiples manantiales del cercano monte que ceden sus aguas al río Melendru que las entrega al mar. La roca caliza sobre la que se asienta el pueblo generó numerosas cavidades,  con señales de haber sido refugios de piedra habitados desde la Prehistoria, como es el caso de El Covarón y Las Herrerías y otras más que estoy seguro que aparecerán, que también fueron refugios en períodos bélicos  bastante más recientes: Covajornu, Santa Marina, Trescoba, Cuetu la Mina, Taravirón y Covarón; Covarada,  La Calzada, Moscadoria, Rabugandín, y un largo etcétera. Asciende de cota con suavidad, hasta la Mañanga y después bruscamente alcanza en el alto del Texéu la cota 700 m. para pasar en suave pendiente a la de 500 m. en la llosa Viango y volver a ascender en brusca pendiente hasta llegar a la cima del Cuera donde tiene el pueblo de Parres sus límites el pueblo con los concejos de Cabrales y Peñamellera Alta.  

N. d. A.:
 Los números que aparecen así [junto a las viviendas] están sacados del Censo de Población de 1924 por mi vecina de La Caleyona, Rosa Mª Ibarlucea Sobrino, dedicada a los aspectos genealógicos del pueblo en un valioso estudio que  generosamente me aportó y que todos deseamos ver impreso pronto en un libro suyo.


         1.- LA CALEYONA
CASA LA VEGUCA, [Nº 135]
Vivió en ella el tío Martín Arenas, padre de la tía Marina Arenas. La tía Marina se casó con el tío Máximo Fernández y nacieron sus hijos en esta casa: Joaquín, fallecido en México, Concha, Martín, (fusilado por "Los Nacionales" en la cárcel del Coto en Gijón), y José Manuel Fernández Arenas, “Seíno” .
Pasó a ser vivienda de Concha Fernández Sobrino casada con Wences Sobrino y en ella nacieron sus tres hijas: Conchita, Marina y Mª Esther Sobrino Fernández.
Es la vivienda de Marina Sobrino Fernández y José Tudela Morodo con sus hijos: Wences, Marina, Pedro, José y Martín Tudela Sobrino.
CASA  ANA Mª Y DUARDO
Fue construida recientemente por Ana Mª Escapa Galguera , hija de Maruja Galguera Díaz y Balidio Escapa, casada con Eduardo Soto natural de Cabezón de la Sal. Es utilizada como casa vacacional con su hijo Alberto. Está edificada en terrenos de sus abuelos maternos, Fernando Galguera Noriega y Soledad Díaz en los que había una cuadra que utilizamos unos años hasta que fue construida la nuestra y la finca aneja adquirida a la familia de Salvador de la Vega.
Está al lado de la Portilla de Argandeñu y El Corral. La primera servía para prevenir la entrada del ganado en las fértiles tierras de labor y fue eliminada hacia los años sesenta, en tanto que el Corral se usaba para cercar los animales que se encontraban sueltos y que no dañasen los cultivos. Sus dueños venían a recogerlos previo pago de las costas establecidas por los regidores del pueblo y los afectados. La hondonada fue cubierta de escombros y tierra y los nogales que crecían en su interior desaparecieron también.
CASA MARÍA GALGUERA [Nº 20]
1º.- Era esta casa de mis tatarabuelos Marcos Noriega Noriega y María Gutiérrez Cué y la heredó su hija Gabina Noriega Gutiérrez que dejó a su vez en herencia a su  su hija María Galguera Noriega que casó con D. Amalio Penanes que había venido de Maestro a Parres. Nacieron en la casa sus hijos: Mariano, Juan, (muerto en la Guerra), María Josefa, Antonio, Tomás y Amalina.
María Josefa Penanes Galguera casada con Miguel Bilbao, natural de Niembro vivieron en la casa materna con Don Amalio y María y en ella nacieron sus dos hijos: Juan Miguel, (de mi misma edad y fallecido a los seis años) y Mª Amalia Bilbao Penanes.
2º.-Fue comprada por Blanca Gutiérrez García y es la vivienda suya y de su hija Nuria Buide Gutiérrez.
CUADRA DON AMALIO
Perteneciente a la casa anterior y enfrente de ella, fue rehabilitada recientemente por Antonio Muñiz, “Fonta”, natural de Llanes y Yolanda Álvarez Cuesta, natural de  Mieres, pero siempre vinculada al pueblo desde niña, donde pasaba los veranos con sus padres, "Chevi”, natural de Mieres e Isabelita, de raíces familiares parraguesas en el barrio de Ribaz.
CASA FERNANDO GALGUERA
La mandó construir Fernando Galguera Noriega casado con Soledad Díaz. Nacieron en ella sus dos hijas: Maruja y Gabina Galguera Díaz, “Bibi”.
Vivió un tiempo en ella Maruja Galguera Díaz con su madre y su esposo Balidio Escapa y tuvieron dos hijos: Ana María y Fernando Escapa Galguera.
Pasó a pertenecer a Gabina Galguera Díaz, "Bibi”, viuda de Ramón Amieva Sánchez, “Tata”, emigrados a Alemania y para sus hijos: Ramonín, Mª Sol, Ylona, Mariví y Ani que les mantiene el vínculo con el pueblo para disfrutar de los periodos vacacionales en familia.
CASA GABINA
Enfrente de la anterior, perteneció a mis tatarabuelos Marcos Noriega Noriega y María Gutiérrez Cué y la heredó su hija Gabina Noriega Gutiérrez que dejó a su vez en herencia a su hijo Fernando Galguera Noriega. Se subía a la parte superior de la casa por una escalera en piedra desde el exterior de la que aún quedan vestigios. Fue heredada por Fernando y hoy pertenece a su hija Gabina Galguera Díaz, “Bibi”.
CASA DE CAROLA LA DEL “TATO” [Nº 43]
1º.- Perteneció a Teresa Junco Glez, "La tía Carola" que era hermana de Concha, (madre de Concha y Wences Sobrino casado con Modesta la de Tomasa y padres de: Modestina, Tino y Antonio Sobrino Noriega, “Plus”).
Vivió en ella Concha Sobrino con su hijo Wences Sobrino, el marido de Concha Fernández Arenas, de la casa La Veguca, padres de: Conchita, Marina y María Esther Sobrino Fernández.
2º.- Fue habitada por Maximino Sánchez Arenas, “Mino” y Salvadora Junco Mendoza, “Dora”. En ella nació su hijo Fernando, “Nandito”, el día de La Guía.
3º.- Actualmente está rehabilitada como vivienda por Mª Esther Sobrino Fernández de la Veguca y José Ángel Menéndez, natural de Cué, para su retiro de trabajo en Alemania.
CASA DE LOS ROLDANES
Ramón Sobrino Pérez, " El Tiu Roldan" y Lisa González Romano, eran los dueños de esta casa que al repartir como herederos quedó dividida en dos viviendas:
A.-  CASA DE MANUEL ROLDAN
Esta casa estuvo habilitada un tiempo como Escuela para las niñas, mientras se arreglaban las escuelas.
1º.-En esta casa vivieron Manuel Sobrino González, “Roldán”, indiano de México que, al quedar viudo de su esposa Sara Real se casó en segundas nupcias con María Miyar, “La Gaspara” y vivieron en ella el matrimonio con Pepe Luis, hijo de María, y Jesús Sobrino Miyar, “Chucho” el hijo habido del matrimonio.
2º.- Años después, fue habitada por Pepe Luis Miyar, el hijo de María, casado con mi tía Piadosa González Gutiérrez y de cuyo matrimonio nacieron: Gloria Mary, “Yoyi”, y Olguita. Pepe Luis, aparte de buen madreñero,   era un emprendedor y puso en marcha un obrador de pan y fideos que repartía por el pueblo su cuñado, mi tío José González Gutiérrez, “Pepón”.
3º.- Después fue habitada por mis tíos Ramón González Gutiérrez, “Puertas” casado con Matilde Mijares Noriega, natural de Cué y mis primos: Loli, nacida en Cué,  Ramonín y Aníbal González Mijares, estos dos nacidos en el barrio.
4º.- Después pasó a ser habitada por Rosi Sobrino Arenas y Manuel López Ibarlucea, natural de Arenas, y en ella nació su hija Rosa María López Sobrino Arenas Ibarlucea.
B.-  CASA DE LA TÍA ROSA [Nº 45]
[Hoy, “Casa Güela” en recuerdo a Maximina Arenas]
1º.- A Máxima González Romano le quedó parte de la casa contigua, orientada al Norte y Este, por herencia de su hermana Elisa G. Romano.
Máxima y su marido José Arenas la agrandaron y levantaron un corredor al Sur y balcón al Este, sobre la cocina con otra ventana a La Bolerina. Se puede observar el paramento agregado al cortavientos original en la fachada norte.
En ella vivió la tía Rosa Arenas González, hija de José Arenas y de Máxima González Romano con su hija Maximina Arenas González.
Maximina Arenas González casó con Clemente Sobrino Sánchez y en ella nacieron sus cuatro hijos: Fernandina, “Nandi”, Rosi, Rodolfo Valentino, “Roro” y Ángel Sobrino Arenas, “Quico”.
Actualmente pertenece a Manuel Ángel Sobrino Pérez, hijo de Ángel y Guillermina, natural de San Roque.
C.- CASA PEPA LA ROLDANA [Nº 44]
[Hoy, “Casa Tía”, en recuerdo a Nandi]
1º.- Los “Roldan” tuvieron varios hijos varones y dos mujeres; todos emigraron a Méjico  y Cuba, a excepción de Pepa, "La Roldana” que quedó con sus padres. Estuvieron asistidos por Nieves, una chica natural de Piedra. Su tío estaba casado con otra hija de los “Roldan”, Manuela,   residente en Cuba, que se había casado con su tío Marcos (hermano de Lisa y Máxima) y fueron los que heredaron la casa. Una vez viuda, se volvió a casar en Piedra; no tuvo hijos en ninguno de los matrimonios y heredó la casa su hermana Pepa que, soltera, adoptó de Hospicio a Eloína, quien la heredó y fue la madrina de pila de Rosi Sobrino Arenas, hija de Maximina y Clemente.
El resto de los hermanos murieron todos por allende el mar, sin descendencia a excepción de Manuel Sobrino González, "El Roldán". Éste regresó de México tras la muerte de sus padres y de su hermana Pepa y vivió en esta casa con su esposa mejicana Sara Real e hijos de ambos, Viky, Ramón, Estela, Joaquín Libia, a quienes se les conocía en Parres como "Los mejicanos". Viki marchó a trabajar de funcionaria del estado en Madrid, acompañada de Ramón; Estela se quedó un tiempo en Parres; los dos más pequeños vivieron con su abuela, La Gaspara, madre de María quien se casó con Manuel Sobrino González, “El Roldán”.
2º.- Después vivió en ella María Blanco, “María Gapito", con sus hijos Pepe, “Pues”,  y Ramonín Tamés Blanco.
3º.- Fernandina Sobrino Arenas, “Nandi” tomó en herencia esta parte de la casa raíz y vino a vivir en ella con su esposo Abelino Junco Pérez, “El Chato”.
4º.- La heredó Manuel Ángel Sobrino Pérez, ahijado y sobrino que casó con Eloísa Sordo Martínez, natural de Porrúa.
5º.- Hoy vive en ella, Covadonga Sordo Martínez, cuñada de Manuel Ángel.
CASA PEPA LA ROLDANA [ Nº 44]
Formaba con la anterior una misma vivienda perteneciente a los “Roldanes” que también eran los dueños de otras edificaciones del barrio La Caleyona. Eloína era hija adoptiva de Pepa y se quedó viviendo en esta casa tras la muerte de su madre.
CASA ROSA, "LA FRUCTOSA”
1º.- Rosalía Ramona era hija de Hilario González Sánchez y Fructuosa Sánchez Bustillo. Un hermano de Fructuosa, Ramón, se casó en Póo con Escolástica Romano Gavito y tuvieron cinco hijos, uno de ellos, Duardo, vivió en esta casa con Rosa.
2º.- Después vivió unos años en ella y allí murió Encarna, hermana de "Perico el Coxu".
3º.- Vivieron un tiempo con ella Blanca Junco Mendoza casada con José Revilla, natural de Santander.
4º.- Fue la vivienda de Laureano Quintana Sotres, “Nano el del Fresnu” y Otilia Haces Fernández. Nació en ella Roberto, “Beto, y "Panchito, sus dos primeros hijos.
5º.- Fue adquirida por Francisco Quintana Díaz, “Pirriu” y Leonides Fernández Fernández. Nació en ella su hijo Paquito,  en la emigración a Suiza, Jorge y Ana María Quintana Fernández.
CASA TARO Y FINU [Nº 42]
1º.- Filomena Rozada González la encargó a mi bisabuelo Félix Gutiérrez de la Vega, que además fue el que labró las vigas e hizo en su taller de ebanistería las ventanas, puertas y galería. Filomena quería usarla cuando le llegase la edad del retiro, pero se fue a vivir con su sobrina Filomena Rozada a la casa del Jogu Cubil.
Fue alquilada y estrenada por el capataz que dirigía la obra de la carretera Parres-El Mazucu. Como referencia del año, añadiré que en el año 1916, mi abuelo Marcos Noriega González que tenía 14 años fue contratado junto con Ramón Gutiérrez Díaz, hijo de Nati de Tresierra, para desescombrar la cantera del Cuetu Trescoba.
2º.- Después vivió en ella Wenceslao Noriega González, hermano de mi abuelo materno, casado con Serafina Bustillo Varela. En ella nacieron sus dos primeros hijos "Cines, y "Siti, antes de marcharse a vivir a la Casona donde años después regentarían la tienda y bar "El Rosal".
3º.- Vivieron aquí Joaquina Romano casada con Ramón Noriega González, hermano también de mi abuelo materno.
4º.- También vivieron en ella Duardo y Rosa la del Caleyu un corto periodo de tiempo, mientras reparaban la suya.
5º.- Fue primeramente alquilada y al poco tiempo  comprada a Filomena Sobrino Rozada por mis padres Santiago González Gutiérrez, “Taro, y Serafina Noriega Sobrino, “Finu y en ella nací el 25 de septiembre de 1948 y mi hermano Santiaguín el 23 de septiembre de 1954 y fallecido en marzo del año siguiente.
La casa estaba rodeada de huerto cerrado de piedra. En el año 1960, fue construida por el contratista de obras, Froilán García, hijo de Fausto de Cué, una cuadra adosada a la casa en su fachada oeste, con un coste de 20.000 ptas.
En el verano de 1968, con diecinueve años, como  yo había aprendido algo del oficio, la ampliamos al sur, asesorado por Eladio Tazón, Toñín Ríos Gutiérrez y Amadeo Rodríguez, oficiales con los que yo trabajaba en la empresa “García Toriello”, en la obra de la Escuela de Oficios, junto al Instituto.
En septiembre de 1983 comencé a habilitar el conjunto en vivienda con la ayuda de mi padre y de Tomé Gutiérrez García, constructor de Parres que intervino en el solado, azulejado y carga de los techos.
La estrenaron mis padres en 1985, puesto que me habían concedido el traslado del Colegio de Panes a la Escuela Unitaria de Pendueles, cuya vivienda utilizamos con nuestros tres hijos hasta el año 1998.   En el verano de 1991 comencé a restaurar la casa natal ayudado por mi padre. Hoy forma un único bloque de vivienda.
CASA RORO Y ÁNGELA
Casa de nueva factura en un huerto propiedad de la familia, en la que su dueño, siendo joven había mejorado las paredes de un tendejón con frontales de piedra labrado por él. Emigrado a Alemania, Rodolfo Valentino Sobrino Arenas, "Roro”, casado con Ángela Rodríguez González vecina de Rumoru, lugar de Parres,  la levantaron para ser vivienda en su jubilación y hoy es la residencia habitual del matrimonio.
CASA DE LA TÍA MARICA [Nº 46]
1º.- “La tía Marica”, se llamaba María de Los Ángeles Sánchez González y estaba casada con Higinio Mendoza González, (hermano de Melia Mendoza González, casada a su vez con Manuel Fernández, “Manuel de Melia”).
2º.- Joaquina Romano vivía con la tía Marica desde muy niña y cuando se casó con Ramón Noriega González, (tío abuelo mío), siguieron a su lado. Marica les cuidaba los hijos, por que Joaquina pudiese trabajar en Llanes. En esta casa fueron naciendo por este orden los primos de mi madre: Gloria, Isa, Brigi, Josefa, Elisa, Lines y Ramón, “Monchu”.
Tras una restauración de la casa, Ramón Noriega Romano, "Monchu”, casado con Abelina Romano Gutiérrez, "Beli”, natural de Porrúa, que vivían en el barrio de Don Diego, se vinieron a vivir aquí con sus hijos Ramón, "Monchín”, y Gumersindo, “Gúmer”; poco después nació en la casa su hija Mª José Noriega Romano.

        2.- CAMPU'L ROBLE
CASA  RAMÓN Y REGINA
1º.- Vivió en ella un tiempo la familia de Fernando Gutiérrez González, “El Grillu”, primo y tío de mi padre, casado con Fernanda Rodríguez y sus hijos: Fernanda, “Nani”; Teodoro, “Bolio”; Germán y Paco, “Diablu”. Aquí nació el último de los hijos, Toni Gutiérrez Rodríguez.
  2º.- Ramón Gutiérrez Díaz y Regina Quintana Haces, hija del tío Roque Quintana Sobrino  y de Segunda Haces Vega, vivieron en ella y nació su hija Emilia Gutiérrez Quintana, "Mili”. También pasó a vivir con ellos la madre de Ramón, María de la Natividad Díaz, “Nati”, que vivía en la casa del barrio de Tresierra, cuando no se pudo valer por sí.
Ramón y Regina abrieron un bar, “El Resbalón” que no prosperó y se quedó al fin en un puesto de venta de pan.
CASA DE RITA LA DE MERÉ [Nº 74]
Vivió en ella Rita Amieva Cué, hija de Benita Cué Vega y Manuel Amieva Gutiérrez, naturales de Meré. Benita estuvo como ama de leche de un hijo de la familia Vega-Escandón, asentada en la villa, pero de raíces paternas también de Meré. Rita y José González Junco, (que era primo de mi bisabuela Elisa González Gutiérrez), tuvieron una hija, Brígida, que se lamentaba de no haber llegado a conocer a su padre, fallecido de joven en México. Brígida González Amieva atendió a su madre que se había quedado ciega y se pasaba los días sentada al sol en lo alto de la escalera de piedra. Toda la gente que pasaba para la fuente La Jornica o para la Iglesia, la llamaba y así se entretenía.
Fue heredada por Enriqueta Gutiérrez García, “Queti”, hija de Bartolo y Tomasa, del barrio El Cuetu.
CASA MARIA LA PROBE [Nº 75]
1º.- En esa casa, vivió María, con su hijo Lorenzo, "Lorencín”.
2º.- Después vino a vivir a ella Fermina, hermana de Consuelo y de Marica, casada en Purón.
3º.- En ella, vivió "Lili” casada con Ramón Fernández Mendoza, “Mon el de Melia” que falleció. También se malogró el hijo de ambos, de mi mismo año y con tan sólo dos.
CASA CONSUELO
Consuelo estaba casada con José de la Vega y Vega, “El Chivirrosu” y era hermana de Fermina y de María, “La tía Marica”, madre de Tina, Lili y Manuel. Después vivió en ella, Tina con su hija Ana Mari Martín Somohano.
CASA FÉLIX Y CARMEN
Era propiedad de Máxima Gutiérrez Noriega.
Su bisnieto Félix Gutiérrez Rodríguez y su esposa Carmen Blanco la rehabilitaron como vivienda vacacional para ellos y sus hijos Fernando, Javier y Marino.
CASA TERESA  LA DEL PORTAL [Nº 76]
1º.- Lindaba al norte con el campo de la Iglesia a la que se abrían ventanas. Teresa colocaba los huesos de los que venían con esguinces y torceduras, con mucha habilidad.
2º.- Fue rehabilitada recientemente por Conchita hija de Angelita Vidal.
CASA RAMÓN DE COSPECHU [Nº 23]
Ramón Sánchez fue Director de Correos en Llanes. Era el padre de David, Carolina, Herminia y Francisco Sánchez, “Pancho”.
Quedó viviendo en ella Herminia, “Minia”, que era soltera.
Pasó a ser propiedad de Manuel González Cue, el de Calvu, hermano de mi abuelo Santos, que al casarse con Carolina, pagó las deudas que obraban sobre la casa y la restauró a su regreso de México. Al morir tío Manuel, Carolina, viuda se vino a vivir en esta casa con Herminia.
Al morir Carolina, Herminia siguió en la casa, atendida por su sobrina Tere, hija de David Sánchez y Teresa de la Vega que vivían en el barrio de Tamés.  Tras la muerte de Herminia, la casa quedó sin habitar y desatendida hasta que se vino al suelo recientemente.
IGLESIA PARROQUIAL SANTA Mª MAGDALENA DE PARRES
La obra tal como se la conoce ahora fue el resultado de una primera reforma  arquitectónica sobre los planos de la iglesia primitiva, con tejado más bajo, adornado con una sencilla espadaña que albergaba una campana. Mi padre, nacido en 1919, así la recordaba de crío. Yo la puse en la portada de mi libro “A los quintos del 40”.
En 1924, dos años anterior a la reforma de la Escuela, se estrenó el moderno templo, con más altura y campanario para dos campanas y pórtico con columnatas de cemento que sustituyeron a las antiguas de madera. Al norte, detrás de la Iglesia, estuvo el primitivo cementerio hasta que se construyó el actual en La Barrera. Con posterioridad, cuando fueron trasladados los restos al nuevo, fue utilizado  como bolera y en mi época más reciente como campo de fútbol de suelo barrizo. Al cementerio nuevo se le añadieron con posterioridad tres fincas limítrofes pertenecientes a mi bisabuelo Félix Gutiérrez de la Vega, al Tío Joserrín Junco y a los herederos de Anita la del Palacio que llevaron en casa de mi padre, hasta el año 1947.
La segunda reforma del templo fue realizada por el ingeniero de Caminos Fernandito Valeiro en el año 1964, de la casa de Doña Lola en el barrio de Coxiguero, coincidiendo con la construcción de la moderna autovía, La Arquera-Lloviu, de la que era Ingeniero Jefe de la empresa Dragados y Construcciones.

         3.- TRESIERRA
CASA PINAZA [Nº 134]
1º.- Vivió en ella, Mercedes Sobrino Quintana, “La Maja”.
2º.- Era propiedad de Antonio Sobrino Arenas, dueño de la casa de La Covaya.
3º.- Fue adquirida por Perico Quintana y Consuelo Mier, “La Sorda, hija del tío Serafín, en la que tuvieron a sus hijos: Ramón, (muerto en la Guerra al servicio de La República), Vitoriano, Ángeles,  Rosa, Duardín, Fernando, "Nando”, Manuel "Nel” y Melia Quintana Mier.
Nando se quedó a vivir en ella hasta su fallecimiento.
CASA NATI [Nº 132]
Fue la vivienda de María del Rosario Gutiérrez González. En ella nacieron sus tres hijos: Natividad Díaz Gutiérrez, “Nati”, (nacida el 21/08/1874), Joaquín Díaz Gutiérrez, “Juaco el de Villabona”, (nacido el 25/06/1877) a donde fue a vivir una vez casado con Emilia Gutiérrez de la Vega, hermana de mi bisabuelo paterno, y Pedro Eustaquio, (1881), fallecido de niño.
Nació en ella el hijo de “Nati”, Ramón Gutiérrez Díaz, “Ramón de Nati”.
Disponía de unas escaleras exteriores de piedra para acceso a la parte superior donde estaba la vivienda. Allí la sitúo en mi memoria de niño cuando pasaba a llevar las vacas a los pastos de la Bacallora, Nozalín, las Llastrucas y el pradón de Mañanga.
CASINA de SÁNCHEZ-NORIEGA
1º.-Vivieron en ella el matrimonio, Marcos Sánchez Noriega y Delfina Ríos.
2º.-Tiempo después fue habitada por el matrimonio Manuel Junco Pérez, “Hacha”, y Lola Cabrera Mendoza.
En una rehabilitación posterior pasó a unirse a la siguiente vivienda con la que limitaba al Este.
CUADRA FAUSTO
1º.-Habilitada como vivienda estuvieron en ella un corto período de tiempo su hija María Sánchez Noriega casada con Narciso Noriega González, hermano de mi abuelo materno.
2º.-Años después, fue comprada junto con la casina colindante, por Manuel Sobrino Gutiérrez, “Chorri”, y Aquilina Díaz, “Quili”, que las rehabilitaron como vivienda. Actualmente vive en ella su hijo Manuel Sobrino Díaz, “Molé”, con sus hijos.
Estas tres viviendas anteriores forman la actual vivienda de “Molé”, Manuel Sobrino Díaz.
CASA  JUAN [Nº 133]
Vivieron en ella otro hermano de mi abuelo, Juan Noriega González y Faustina Sánchez Noriega, hermana a su vez de María. En ella nació su hijo Manuel Noriega Sánchez, “Sierru”.
CASA  FAUSTO [Nº 131]
Vivieron en ella, Fausto Sánchez y Sagrario Noriega  Gutiérrez, (hermana de mi bisabuelo Mauricio casado con la tía Lisa González Gutiérrez); aquí nacieron sus hijos Manuel, Marcos, "Marquinos”,  Faustina y María Sánchez Noriega.
Pasó a ser vivienda de María Sánchez Noriega, casada con Narciso Noriega González de cuyo matrimonio nació su hija Sagrario,  Noriega Sánchez, “Yayi.
Posteriormente la ocupó Faustina Sánchez Noriega y Juan Noriega González con su hijo Manuel.
Manuel Noriega Sánchez, “Sierru” casado con Tinina Simón, natural de Turanzas, y su hijo Juanín Noriega Simón.
CASA  TÍA LOLA [Nº 130]
Propiedad de Lola González Cué, tía abuela mía, casada con Damián Cerezo, “Pío”, vivieron en ella mis abuelos paternos Santos González Cué y María Gutiérrez González; en ella nació mi tío Jesús González Gutiérrez, el primero de sus diez hijos. Cuando se trasladaron a otra vivienda, fue utilizada como establo la parte baja, y la parte alta como carpintería de Damián, que además ejercía de cartero. La casa había sufrido un incendio y por ello no era totalmente habitable y se la conocía como la “Casa quemada de Tía Lola".
En 1950, estando toda ella deshabitada, volvió a incendiarse por la cuadra.  Los vecinos formaron una cadena humana que pasaba los cubos de agua desde el pozo de la Casona de Dª Lola en Coxiguero. Mi abuelo materno  Marcos arriesgando su vida subió al tejado y cortó con el  hacha la viga del cumbre para que el fuego no incendiase la casa colindante de su hermano Juan. Enfrente a pocos metros tenía el establo su hermano Narciso; tuvieron que remojarlo para evitar la propagación del fuego por el jenal.
Como niño que era de dos años, se me quedó grabada la imagen del cielo enrojecido y el olor del humo desde la galería de mi casa en la que me dejaron dormido que me produjo una fuerte impresión al verme solo, sólo reparable al decirme que había traído la cigüeña a un primo con el que jugar en mi barrio: Ramonín González Mijares.
CASA CAROLINA [Nº130]
Vivieron en ella Lola González Cué, hermana de mi abuelo Santos y Damián Cerezo de cuyo matrimonio nacieron Juan Antonio, María; Gregorio,“El Tejero”; Manuel; Eduardo, “Lleña”; Carolina, Julia, Santos, (soldado republicano muerto en el frente de Oviedo); Maximiliano, “Xili”; Pedro, y Jesús, “Chucho”.
Quedó como vivienda de María Cerezo González y su hija “Santi”.
Fue también la casa de veraneo de Carolina con su esposo Alfredo Martínez Cabal y su hija Amalita Cerezo Martínez.
CASA NARCISO [Nº48]
Fue restaurada como vivienda por Narciso Noriega González, hermano de mi abuelo, casado con María Sánchez Noriega. En ella vivieron con su hija Sagrario Noriega Sánchez, “Yayi”.
Sagrario Noriega Sánchez, “Yayi” casó con Pedro González Díaz, primo de mi padre, y tuvieron a Luz María, Ana Luisa y Pedrín González Noriega, con quienes comparto apellidos como primos hermanos.
CASA MANUEL Y MELIA [Nº 129]
Manuel Fernández  y Melia Mendoza vivieron en ella con sus hijos: Camilo, Pedro, Felipe, Ramón, “Mon” y Laureano, “Nano”.
Actualmente fue rehabilitada para vivienda por  su nieto Felipe Fernández Díaz, hijo de Felipe y Encarna.
CASA LIDUVINA SOBRINO [Nº 128]
1º.- Vivió en ella Liduvina  Sobrino  y posteriormente su hermana Nieves, hermanas ambas de Francisco Sobrino, “El tío Quico”, que vivía en Brañes, casado con "Malena” Gómez.
2º.-Vivió aquí Enrique Junco tras el fallecimiento de su esposa Laurena Sobrino Gómez, hija del tío Quico y Malena, con sus cuatro primeros hijos: Meldi, Ramón, Ricardo y Juan. Isaura, “Isi”, pasó a cargo de sus abuelos maternos de Brañes a los que atendió en su enfermedad y vejez.  Laureana, “Lauri”, Junco Sobrino, la niña nacida fue recogida y criada al buen cuidado de sus tíos paternos de Calvu,  María y D. Manuel Junco Vega, “Cura de Calvu”.
CASA JUAN Y MARISA
Juan Junco Sobrino casado con su esposa Marisa Cabrera Fernández se fueron de emigrantes a Suiza y construyeron su propia vivienda familiar al lado de la paterna, en un terreno de la finca del Colláu perteneciente a mis abuelos Marcos Noriega González y Araceli Sobrino Tamés.
En esta vivienda nacieron sus dos hijos, Marisina y Juan con los que viven actualmente.
CASA TANASIO Y LELÉ
Atanasio González Romano e Isabel González Cabrera, “Lelé”, hija de Isabel Cabrera Mendoza y José González Romano, “Los Chispuneros”, la construyeron mientras estaban viviendo en La casa y tienda “El Chispún II” de La Piniella, donde criaron a sus tres hijos Marcelino, Sergio y Alberto.

        4.- COXIGUERO
CASA DE ESTEBAN Y MARUJA
En la finca llamada La Tarazana, limítrofe con los barrios de Coxiguero, Tresierra, la Caleyona y el Campu el Roble, perteneciente a la familia González-Romano, Esteban González Romano casado con mi prima María Piedad González Álvarez, "Maruja”, construyeron una vivienda en 1978, y allí vivieron con sus hijos, Cristina, Susana y Esteban, nacidos en la casa de su propiedad en el barrio Ribad.
CASA TRENI MENDOZA [Nº 28]
1º.- La casa había sido de Anita González, "Anita la del Palacio" y se la había dejado a una hija de Ángel, de “La Covadonga".
  2º.- Vivieron en ella Melia y Trinidad Mendoza, donde despachaban el pan de la Panadería Fonseca de Llanes. El pan lo subía al pueblo Treni con un carro y caballo, de nombre “Generoso”.
3º.- Después vivió en ella Máxima Gutiérrez Noriega que la dejaría en herencia para su nieta Mª Fernanda Gutiérrez Rodríguez, "Nani”.
CASA TEODORO  DE CUE [Nº 29]
1º.- Después vivieron en ella Kiko Sobrino, “Pantaleón”, y Soledad Arenas con sus hijos: Josefa, Luisa, Araceli, Colasa, Máxima, Rosa, Nieves, Sole, Sara, Simi y José Sobrino, antes de la guerra.
2º.- Vivió después en ella Aquilino Díaz y Piedad que habían llegado desplazados a causa de la guerra con sus hijos Encarna, Balbina, Aquilino, Manolo y Pepe.
3º.- Posteriormente, la habitaron mis tíos Jesús González Gutiérrez y Felicia Álvarez Noriega, natural de Soberrón, con sus dos hijas, María Piedad, “Maruja”, nacida en el Corrillu de Soberrón  y María de la Guía, “Mariguí”.
4º.- La adquirieron por compra Bartolomé Gutiérrez García, “Tomé”, y mi prima Olga Miyar González que la restauraron.
CASA  MANUEL CARRILES [Nº 26]
1º.- Era de D. Fermín Górgolas casado con Dª Paca Díaz y vivió con ellos la hermana de Paca, Lola.
2º.- En esta casa comenzó Isabel Cabrera Mendoza, con un pequeño comercio donde vendía chucherías, libretas y material escolar, antes de abrir el establecimiento “El Chispún” del barrio de Brañes.
3º.- Después vivió en ella Manuel González Berbes y Fernanda Romano Mendoza y sus hijos: Fernando, Pilar, Manuel, nacidos en una casa de Pedrujerrín, Francisco, Aurora, y Esteban, nacidos en una casa del Cuetu y Angelines y Atanasio nacidos en la casería de los Carriles de Mañanga.
CUADRA DEL TÍO ESTEBAN
1º.- Esta vivienda fue del "Tío Esteban", padre de Fernanda "La de los Carriles", Manolo “Cacharrín”,  Fernando y  Justa que la usaban como cuadra para el ganado..
2º.- Manuel Gutiérrez Noriega y Carmen, natural de Valladolid, la restauraron como vivienda, siendo emigrantes en Suiza. Actualmente vive en ella Carmen y sus hijos Antonio, "La Nena" y Nando, cuando disfrutan de las vacaciones.
CASA  NATALIA [Nº 25]
Vivieron en ella Natalia Mendoza y José Cabrera, "Mancha”, natural de esa región, con sus hijos  Laureano,  Rosario, Isabel, Severiano, Lola, Francisco y Ramón.
En ella vivieron Lola Cabrera Mendoza y Manuel Junco Pérez, "Hacha”, con sus hijos Ángel y Lines.
CASA MARCOS Y PATRICIA [Nº 24]
1º.- Vivieron en ella Justa, hermana de Fernanda, de Manuel el Cacharrín y de Fernando, “El Cubanu”, con su hijo José, "José de Justa". En esta casa nacieron Manuel; Luis, “de Casa Junco en El Peral”; Carolina, Melia, Eliseo y Ramonín. Generosa, José Luis y Pilarín nacieron en la Casa La Cueva, en las Bajuras de Pimiango a donde se habían ido a vivir como caseros.
2º.- Después pasó a ser la vivienda de Marcos Noriega Gutiérrez y Patricia Rodríguez González, que la arreglaron, con sus dos hijos Ana María y Manolín Noriega Rodríguez.
CASA DOÑA LOLA
En ella vivieron las dos hermanas, doña Paca Díaz,  cuando quedó viuda de D. Fermín Gárgolas, y doña Lola Díaz, quien fue la última habitante de la casa, asistida en sus últimos años por una mujer a su servicio.
Con la entrada de las tropas del ejército rebelado, fue ocupada como cuartelillo y cárcel,  en el otoño de 1937.
Cuatro años después, con las ventanas y galerías desprovistas de acristalamiento, sufrió como muchas otras el efecto del vientón, la noche del 15 y madrugada del 16 de febrero del año 1941, que haría estragos en las construcciones más expuestas y humildes de los pueblos, en la Villa y en el arbolado, fundamentalmente nogales que abundaban por los caminos. Esa misma noche nació en Don Diego, Marisina Cabrera Fernández. A partir de este vientón se la recuerda durante muchos años con aspecto fantasmal de ventanas colgando, techos caídos y cristales que fueron  diana de diestros honderos.
Cuando se estaban realizando las obras del nuevo trazado de la N- 634, en el año 1962, fue arreglada en parte, la estructura y el tejado, eliminando desvanes y tercera planta, la bella galería al sur y balconadas en forja del resto de fachadas, asegurando únicamente la consistencia del edificio, socavando el estilo arquitectónico original que sería más costoso. El arreglo lo llevó a cabo la familia Valeiro, dueños de la finca, de raíces parraguesas, benefactores de la iglesia parroquial en la última reforma y en la anterior cuando se agrandó el templo.

         5.- EL CUETU 
CASA DE LA TÍA ROSA [Nº 31]
Vivió en ella La tía Rosa con sus hijos Blanca; Jesús “Lirio” el de Bolao; y Estanislada, madre de Antonio Cea Gutiérrez, creador del “Coro Cea”, de fama en la comarca.
Después pasó a propiedad de Bartolomé Gutiérrez, hijo de Jesús el de Bolao, con su esposa Tomasa García, natural de Villa de Caldueñu, por compra a su dueño, Santiago González de la Fuente, primo de mi abuela María y padrino de mi padre. En ella nacieron Alejandro, “Jandro”, Bartolomé, “Tomé”, Enriqueta, “Queti”, Ramón, “Tolino”, y Blanca Gutiérrez García.
Actualmente viven en ella, Ramón Gutiérrez García, “Tolino” y su esposa Rocío Bueno Gutiérrez.
CASA DEL TÍO ESTEBAN [Nº 34]
1º.- Vivieron aquí Enrique Junco y su esposa Laureana Sobrino Gómez en la que nacieron sus hijos: Meldi, Ramón, Ricardo, Juan e Isaura, “Isi”, hasta que al fallecimiento de Laureana, en el nacimiento de su hija Lauri Junco Sobrino, pasaron a vivir a la casa de Tresierra.
2º.- La casa fue adquirida por Felipe Fernández Mendoza y Encarna, “La Refugiada”, Díaz Peláez y en ella nacieron sus hijos: Ángel, Pía, Raquel, Sara, Melia y Felipe Fernández Díaz.
CASA DE BÁRBORA [Nº 33]
Era la casa de Bárbara y en ella nació su único hijo, Ramón Vidal, “Pilón” .
Ramón casó con Felicidad Quintana Sotres, “Cidá”, tuvieron en ella sus seis hijos: Manolo; Ramón Enrique, “Ike”; Fernando, “Tato”; Domingo, Ángel y Conchita Vidal Quintana. Hoy vive en ella Ángel Vidal Quintana.
CASA DOLORES LA DEL CUETU [Nº 32]
Era la casa de Dolores Ruisánchez, soltera, que la dejó para su sobrino Ángel Ruisánchez Gutiérrez, hijo de su hermano Ursino casado con Francisca Gutiérrez Junco, “Pepa”, vecinos del barrio de Don Diego.
En ella vivieron Ángel Ruisánchez Gutiérrez, “El Mancu”, apodado así por haber perdido un brazo defendiendo la República, y su esposa Encarna Quintana con sus hijos: Ursino, Pepi, Ángel, Juan y Marién Ruisánchez Quintana.
EL PALACIU [Nº 30]
1º.- La posesión pertenecía a la familia Valdés-Castillo, de Llanes y Anita González, “Anita la del Palaciu”, que había estado sirviendo con ellos la habitó con su esposo Gregorio García Fresno, natural de Villaviciosa.
2º.- Fallecida Anita, Gregorio se casó con Eulogia, “Logia”, Díaz, madre de Pepe Díaz, "Morusco”,  y nació del matrimonio Javier García Díaz.

         6.- TAMÉS 
CASA  MARCOS Y ARACELI [Nº 122]
1º.- Era casa y cuadra de mis abuelos maternos, Marcos Noriega González  y Araceli Sobrino Tamés, natural de Porrúa. En  la casa nacieron sus tres hijas: Alejandrina, "Jandru”; mi madre Serafina, "Finu”, y  Mª Teresa, "Teru”, Noriega Sobrino.
2º.- Tras el fallecimiento de mi abuela, el abuelo decidió venderla a sus sobrinos: Mª Jesús, Modestina y Narciso, "Chicho”, Junco Noriega del mismo barrio.
3º.- Posteriormente, fue adquirida por Juan Carlos Alea Sobrino casado con Olga Blanco Frade, que rehabilitaron todo el conjunto de casa y cuadra como vivienda con su hijo Juan Carlos Alea Blanco.
CASA ÁNGELES [Nº 119]
En esta casa vivieron Manuel Gutiérrez, “El Grillín”, (hermano de mi bisabuelo paterno Félix “El Grillu”) y María Noriega Gutiérrez, (hija de mis tatarabuelos maternos, Marcos Noriega Noriega y María Gutiérrez Cué).
En ella nacieron los hijos de Manuel y María: Máxima, Sagrario, Ángeles, Nieves y Juan, "El Sordu",  Gutiérrez Noriega.
Fue heredada por Ángeles Gutiérrez Noriega casada con Pedro Sobrino, "Chorrilla" y de cuyo matrimonio nacieron: Anita, "Titi”; Manolo, "Chorri”; Mª Josefa, "Fifi”,  y Fernando Sobrino Gutiérrez, "Pana”, Sobrino Gutiérrez.
Pasó la casa por herencia a Mª Josefa Sobrino Gutiérrez, "Fifi”, casada con José Antonio Alea, natural de Las Arriondas y tuvieron a Mª Ángeles de los Reyes y Juan Carlos Alea Sobrino.
CASA DE TERESA Y DAVID [Nº 127]
Fue esta casa de Teresa de la Vega casada con David Sánchez y en ella nacieron sus hijos: Teresa; Daniel, "Dosio”; Candita, "La Grande"; Santiago, Ramón, Carolina, Herminia, Pancho, Manuel, Luis, Severino y Tere Sánchez de la Vega. También nacieron en ella los tres hijos de Daniel: Candita, "La Chica"; Avelino y Nieves Sánchez.
LAS CASAS DE SAGRARIO Y NIEVES
Dos casinas adosadas  para las dos hermanas de Ángeles: Sagrario, "La Sorda” y Nieves Gutiérrez Noriega..
CASA ROSARIO [Nº 121]
Era una casa grande con dos cocinas situadas en ambos extremos, una al Oeste para el verano y otra al Este para el invierno, perteneciente a Rosario Noriega y a sus hijos: Fernanda y Ramón Noriega Galguera.
A/ La mitad del Este fue heredada por Ramón Noriega Galguera, casado con Adelina Santoveña, natural de Vibaño, y de cuyo matrimonio nacieron en ella Ramón "Moni”; Sagrario, "Sari”; Manolo, "Petaca”; José, "Pin”; Ana y Josefina, "Fía”, Noriega Santoveña. Vivió con ellos un tío de Adelina, Julián Santoveña, que en los veranos se marchaba a trabajar en las tejeras. Vive en ella, su hijo José, “Pin”, Noriega Santoveña.
B/ La mitad del Oeste quedó en herencia para Fernanda Noriega Galguera, casada con Manuel Gutiérrez Póo, "El Grillín", en la que nacieron sus hijos: Manuel, "Cacu”; y  José, “Pepe”, Gutiérrez Noriega.
La heredó José y al casarse con Marisa Junco Galán, natural de Pancar nacieron en ella sus hijos: Manolo, Nanda, Melca, Clara y Oliva Gutiérrez Junco
CASINA DE DAVID SÁNCHEZ
1º.-En ella vivió David Sánchez antes de casarse con Teresa de la Vega.
2º.-Después vivieron en ella mis abuelos, Marcos Noriega González y Araceli Sobrino Tamés, natural de Porrúa, mientras se arreglaba la suya, enfrente.
3º.-Unos años después vivieron en ella, Manuel Sánchez de la Vega, "Sanchi”, casado con Teodora Santoveña, natural de Vibaño y en la que nacieron sus hijos: Mª Teresa "Tere” y David Sánchez Santoveña.
CASA JUANITO Y SOCORRO [Nº 124]
Vivieron en ella mis bisabuelos Narciso Noriega Gutiérrez y Basilisa González Gutiérrez, "Lisa", natural de Porrúa. Tuvieron a Mauricio, Ramón, Socorro, José, Ismael, Wences, Juan, Marcos, Narciso y María Noriega González.
La heredó Socorro Noriega González y al casarse con Juanito Junco, tuvieron a Mª Jesús, "Chus”; Santos; Antonio, "Toño”; Modestina y Narciso, "Chicho”, Junco Noriega.
Fue heredada por Santinos Junco Sánchez, hijo de Santos Junco Noriega y Visitación, "Visita”, Sánchez Dosal, natural del Pie La Sierra.
CASA SEVERIANO Y VITORINA [Nº 123]
1º.-Era propiedad del tío Benito Romano y Salud Rozada.
2º.-La compraron Severiano Cabrera Mendoza y Vitorina Sobrino Arenas y en ella nacieron sus hijos: Tino, Madalena, Isabel; Marcolina, "Coli”; Ramón, Laureano, Pepe y Severiano, "Seve”, Cabrera Sobrino.
CASA MARICA VALLELLU
La compró Josefina, "Fía”, hija de Ramón Noriega Galguera y de Adelina Santoveña, casada con Félix Montoto. Nacieron en ella sus hijos María, José y Félix Miguel Montoto Noriega.
CASA DEL TÍO MARTIN
Perteneció a Martín Arenas que era el padre de "La tía Marina", casada con el tío Máximo, de la casa La Veguca.
CASA MARICA MIJARES [Nº 126]
Vivió en ella la tía Marica Mijares con su sobrino Manuel Mijares Galguera que casó con Francisca Junco Mendoza, "Quica” y tuvieron a Mª Piedad, "Maripi”, Mijares Junco.
Maripi se casó con José Benigno Gutiérrez Álvarez, natural de Niembru de cuyo matrimonio nació Yolanda Gutiérrez  Mijares,  "Yoli”.
CASA LAUREANO Y CAROLINA
Vivieron en ella Laureano Cabrera Mendoza casado con Carolina Sánchez de la Vega. Sin descendencia, se vino a vivir con ellos el sobrino de Carolina: Severino Sánchez, "Sivi”, natural de Tuilla.

        7.- LA PINIELLA
CASA PACHU Y AURORA
Fue construida esta casita para el matrimonio formado por Aurora González Romano y Eduardo González González, "Pachu” con su hijo Francisco González  González, "Paquín”, nacido en la casa de los abuelos paternos del Barrio Don Diego.
CASA QUINA Y ROSALÍA [Nº 78]
Vivieron en ella, Quina y Rosalía de la Vega, hermanas de Teresa la de Tamés.
Tras la muerte de la primera, vinieron a cuidar de Rosalía, su sobrino Manuel Sánchez de la Vega casado con Teodora Santoveña y sus dos hijos: Tere y David Sánchez Santoveña, nacidos en la casina del barrio Tamés.
CHISPÚN (II)
Isabel González Cabrera, “Lelé”, hija de Isabel Cabrera Mendoza y José González Romano, casada con Atanasio González Romano la construyeron y vivieron en ella con sus hijos: Marcelino, Sergio y Alberto. También vivieron un tiempo en ella con sus padres Isabel y José, retirados como comerciantes. En la planta baja tuvo continuidad “El Chispún”, tienda de comestibles y bar que Isabel y José habían regentado en el barrio de Brañes.
CASA PIADOSA
De nueva factura, fue mandada construir por mi tía Piadosa González Gutiérrez, emigrante a Caracas y estrenada por la segunda de sus dos hijas, Olga Miyar González casada con Bartolomé Gutiérez García, "Tomé”, y en la que nacerían sus hijos: Warinca y "Tomesín” Gutiérrez Miyar.
ESCUELA PÚBLICA, CASA CONCEJU Y BOLERA
Primeramente la Escuela era de aula única para niños y vivienda para el maestro. Las niñas tuvieron las aulas en distintas casas y barrios del pueblo. El recuerdo de mi padre es de conocerla en la casa del Barrio La Concha, lo que fue la casa Varista. Después estuvo abierta en el Barrio de la Caleyona en la casa actual de Rosi Sobrino Arenas. La escuela se reformó y fue abierta el año 1926 con dos amplias aulas sobre soportales, cuyo patio de juego estaba separado por un muro medianero que sólo fue retirado tres décadas después. Sobre las aulas, las convenientes viviendas del maestro y de la maestra con sus respectivos desvanes. Al sur estaba el huerto donde se jugaba también. Al norte, tal como está ahora, la bolera en la que se hacían concursos y era el punto de encuentro de todas las generaciones de chavales y chavalas. En la reforma se arreglaron los muros tal como se pueden ver ahora y se plantaron seis acacias, tres en la cabecera del birle, al este, una más junto a la esquina noreste de la escuela opuesta a otra junto a la panda del norte y una sexta a distancia con la anterior, opuesta aproximadamente a la puerta de la casa Conceju. Tanto el huerto como el terreno de la bolera, había sido de la familia Bustillo. Magdalena y Ramón Bustillo que eran hermanos partieron la herencia incluida La Corralada donde tenían la cuadra, hoy de la familia Fernández Junco, y el conjunto de casona que hoy se conoce como Casa “El Curru” y “El Rosal” con todos las demás construcciones.

        8.- BRAÑES
EL CHISPÚN
1º.- La casa es propiedad de D. Ramón Sobrino de la Vega. Había sido aula para los niños mientras tuvo lugar la reforma en la Escuela de Parres.
2º.- Isabel Cabrera Mendoza abrió el comercio y cantina “El Chispún”. Casó con José González Romano y  vivieron en esta casa con sus tres hijos: Francisco José, “Paco”, Mª Isabel, “Lelé” y Mª Josefa, "Sefu”, González Cabrera.
CASA SANTIAGO Y GENEROSA [Nº 3]
Fue hogar de Generosa Sobrino Arenas y Santiago Gómez con sus hijos, Santiago, Ramón, Vicente, Santos y Vicentina.  Se quedó a vivir en ella Vicentina Gómez Sobrino casada con Manuel Alonso, que fue  maestro de la escuela de Parres, de cuyo matrimonio nacieron Manolo; Jesús, "Chuchi”; Vicentina, "Chenti”; Elenita; Mª Generosa, "Marigén”; y Guillermina, “Mina”, Alonso Gómez.
CASA MARÍA Y MANUEL “EL VIVO” [Nº 7]
1º.- Vivieron en ella el tíu Gabriel Sánchez y Marica Sotres que tuvieron a tres hijos: la primera, una niña fallecida de joven; María y Pedro, "Pedrón el de Bolao", Sánchez Sotres.
Quedó en ella su hija María casada con Manuel Amieva Cué, "El Vivo", y nacieron sus hijos: Mª Luisa; Manolo, "Vivo”;  Julián; Ramón, "Tata”; Soledad, "Soli” con su hijo Manolín; y Gabriel, “Grabiel” Amieva Sánchez.
2º.- Actualmente, la habitan Marcial González Romano y Nani Romano Rozada con sus hijos Luchi y Marcial González Romano.
CASA JOSERRÍN [Nº 6]
La parte de abajo de la casa, limitando con la carretera, era de Salvadora Sordo Sordo casada con Jose Rín Junco y tuvieron a: Josefa, "Pepa; Oliva, Ramón; Fernando, "El de la Covaya";  y Constante, “Tante”,  Junco Sordo.
Tras el fallecimiento de Salvadora, José Rin se casó con Piedad Mendoza y en la casa se hizo reforma; subieron dos alturas en la vivienda así que la entrada que en origen estaba desde la carretera del Carril, pasó a ser desde el camino de Brañes. Del segundo matrimonio nacieron en ella: Lola, Melia, Salvador, Luz; Francisca, "Quica”; Salvadora, "Dora”; Blanca; Constante, "Tante”; y Pepe Junco Mendoza, "Torero” Junco Mendoza.
LA CASITA
1º.- Fue construida por Bernardino Noriega Tamés.
2º.- En esta casa vivió Visita Sánchez Dosal, que trabajaba para María Escandón, esposa de Bernardino en Pie de la Sierra de donde las dos eran nativas. Cuando vino a Parres como asistenta de María, se casó con Santos Junco Noriega,  de Tamés, asalariado de Berrnardino. En esta casa nació el hijo del matrimonio, Santinos Junco Sánchez.
CASA ARTURO Y FAUSTINA
La casa perteneció a Arturo Gutiérrez y Faustina Gómez y nacieron en ella sus hijos: Arturo, "Turi”; Laureano, "Lalo”; y Santos Gutiérrez Gómez.
CASA'L TIU QUICO y MALENA [Nº 13]
Esta casa era de Francisco Sobrino, "Quico", casado con Magdalena Gómez, "Malena" y tuvieron dos hijos: Laureana y Eusebio, "Sebio”, Sobrino Gómez.
Viven en ella su nieta Isaura, "Isi”, Junco Sobrino, hija de Laureana, casada con José Luis Núñez y sus tres hijos: José Luis, Luisina y Laureana Núñez Junco.
CASA LALÍN
Fue construida por sus padres, Lalo Gutiérrez Gómez y Angelina Quintana y vivieron en ella con su unigénito, Laureano ,“Lalín”, Gutiérrez Quintana.
CASA LAS RESMILAS [Nº 10]
En ella vivieron las dos hermanas, Magdalena, “Malena”, y Rosa con su hija Rosario Rosino, "Charo”, que habría de casarse con José Ramón Gómez Pando, "Pandón”.
2º.- Actualmente la casa fue rehabilitada por Julianín, hijo de Julián Amieva Sánchez.
CASA MARIPI
Era cuadra de Joserrín y Piedad, abuelos de Mª Piedad Mijares Junco, "Maripi” y fue rehabilitada  como vivienda para ella y su hija Yolanda Gutiérrez Mijares.
CASONA'L CARRIL O RUMAYOR [Nº 5]
Bernardino Noriega Tamés y María Escandón vivieron en ella con su hijo Luis Noriega Escandón. Casado éste con Teresa Bardales nacieron en la casa, sus tres hijos: Maruja, Luis y Tere Noriega Bardales.
BAR EL FRESNU [Nº 2]
1º.- En la casa que hoy ocupa el bar, vivió Amalia, algo pariente de mi abuelo Santos. Después fue habitada por Joaquín Zamora Salamanca y Covadonga González Romano, hija de tío Juaco de Vallanu y de Francisca Romano Junco.
2º.- Después fue adquirida por Covadonga Fernández, una vez viuda, con sus hijos: Loles, Otilia y Pedro Haces Fernández. Se quedó a vivir en ella su hija Otilia casada con Laureano Quintana con sus hijos Roberto  y Panchito, nacidos en la Caleyona, y en la que nacieron el resto de sus hijos: Moisés, Nanín, y Elenita quienes, en distintas etapas de la existencia del bar, lo regentaron. Está ubicado claramente en el barrio de Brañes, pero puede que haya quienes lo sitúen en el de La Casona. La relevancia que adquirió el establecimiento hizo que el nombre prevalezca sobre los predecesores, poco a poco olvidados, pues fue conocido el sitio, como el poyo de Amalia,  posteriormente, el poyo de Covadonga, el poyo de Otilia y actualmente debiera decirse el poyo de Elenita, por seguir la tradición siguiendo el orden de sus propietarias.

         9.- LA CASONA
CASA MÁXIMA [Nº 64]
1º.-Vivió en ella el Tíu Miguel Tamés, “Lirón”, con sus hija Máxima Tamés.
Quedó en la casa Máxima, “La Lirona” con su hija Vicentina Tamés Sotres.
Vicentina se casó con Juan Coro, natural de San Roque y tuvieron a Juan Armando y Olga Coro Tamés.
2º.-Fue adquirida y rehabilitada por Bartolo Gutiérrez García, “Tomé” y Olga Miyar González.
Vive en ella Warinca Gutiérrez Miyar, hija de Tomé y de Olga, con sus hijas Arancha y Andrea Cué Gutiérrez.
CASONA MARÍA Y SANTOS [Nº 15]
1º.- Primeramente fue la casa de María de la Vega que al morir quedó viviendo en ella su hijo Manuel Gutiérrez Póo, “El Grillín”.
2º.- Después la compró Antonio Sobrino Arenas, casado con Isaura, hermana de Félix Gutiérrez de la Vega, mi bisabuelo, padre de María.
3º.- Antonio se la vendió en 9.000 ptas. a mis abuelos Mª Gutiérrez González y Santos González Cué quienes pasaron a vivir en ella con sus hijos, Jesús, Santiago, “Taro”, mi padre, Eduardo, Ramón, Paco, Piadosa, Hilda, los mellizos, Félix y Saturno, y Pepe.
Pasó por herencia familiar a la segunda hija de Piadosa, Olga Miyar González casada con Bartolomé Guitérrez García y de sus hijos Warinca y Tomesín.
CASA MONCHU DE LA TÍA BENINA [Nº 9]
Fue mandada construir por Ramón Sobrino Arenas y Benigna de la Vega. En ella nacieron sus hijos Ramón, “Monchu”, Loli y Quinín. Quinín falleció de muy niño y Loli en el bombardeo que hicieron los aviones de las tropas nacionales cuando “tomaron” el pueblo. D. Ramón estaba impedido en la Galería y Loli había ido a llamar a un familiar para que ayudaran a trasladar a su padre a la Cueva de Santa Marina. Viuda doña Benigna, acompañó a su hijo Ramonín a Valladolid donde hizo la carrera de Medicina. Acabados los estudios y especialidades de Corazón y Pulmón, regresaron y abrió consulta en una casa de la calle El Llegar, de Llanes donde instaló una cabina de Rayos X, la primera que dio servicio en Llanes.
CASONA BUSTILLO
El barrio toma su nombre por la casa de recia construcción perteneciente a los padres de Magdalena y Ramón Bustillo que fueron sus herederos y dio lugar a partirse en dos viviendas:
A/ CASA EL CURRU
          1º.- Era, pues la herencia de Madalena Bustillo, hermana de Ramón Bustillo y soltera.
          2º.- Primeramente la compró Bernardino Noriega que no la usó como vivienda, tenía bajo el corredorón el taller de carpintería para el suministro de obras y materiales destinados a la cuadra de Las Pozonas y otras dependencias, como la Casita y las Cocheras de Brañes y el Carril.
          3º.- Fue comprada por Pepe Junco Blanco, indiano en México, junto con sus hermanas María, Teresa, Pepa, Elisa, casada con Camilo Fernández y sus hijos: Mª José, Pedro, Manolo y Camilín.
B/ EL ROSAL [Nº 21]
La parte más al norte fue heredada por Ramón Bustillo en la que vivió con su esposa Ángeles Varela de origen cántabro y en la que nacerían sus dos hijas, Serafina y Salud. Salud estaba casada con Santiago, hijo de David Sánchez de Cospechu y de Teresa de la Vega de Tamés y vivían en Oviedo, pero cuando el Cerco de la ciudad, al inicio de la Guerra Civil, Santiago que era maquinista de los Ferrocarriles Económicos de Asturias, Oviedo-Llanes quedó retenido hasta la liberación. Salud se vino a vivir a la Casona paterna.
Serafina Bustillo Varela se casó con Wences Noriega González, hermano de mi abuelo Marcos y vivieron en la casa atendiendo a Ramón Bustillo y sus hijos “Cines” y “Siti”, nacidos en mi casa de la Caleyona, Diego, Ramón y “Fini” que nacieron en esta casa.
Hoy se la conoce como la casa “El Rosal”, nombre que le dieron al bar y tienda que abrieron Serafina y Wences con la matrícula de la tienda Estanco de la Concha que Wences rentó a Pepa y Carmen, “Las Mochuelas”, dueñas del establecimiento. Fallecidos los padres y emancipado todos los hijos, quedó con el bar su hijo Diego Noriega Varela y en la casa anexa al oeste, Siti casada con Adolfo  “Solís” Fernández, natural de Oviedo.
CASA OLIVA PARRES [Nº 11 y 12]
1º.- Con anterioridad habían existido dos casas pertenecientes ambas al tío Marquinos Tamés Gutiérrez y estaba casado con Concepción Junco Cue, tía de Oliva Parres. Una de las casas estaba convertida en taller donde hacía reparaciones de utensilios, madreñas, etc. Su hija Teresa Tamés Junco se fue a vivir a Cabezón de La Sal. Tuvieron otros dos hijos más de cuyo nombre no tengo datos. De la rama del tío Marquinos procede la familia “los de la Torre”, de Marien la melonera.
2º.- Después de fallecer el tío Marquinos se vino a vivir a ella la hija de la tía Benita la de Meré, Pepa Amieva Cue, viuda y con una extensa prole: Faela, Benita, Ramón, Fidel, Pedro, Nati, Joselito además de su nieto Jaime hijo de Benita.
  3º.- La casa colindante, donde se ubicó el taller del tío Marquinos, al fallecer éste,  fue adquirida por el tío José Parres, padre de Oliva, que era carpintero también. Estando retirado de su trabajo, con dificultades en la visión se venía a la casa deshabitada para tomar el sol en su balcón.
  4º.- Vivieron en ella Oliva, viuda, con sus hijos Ramón y Amalina Díaz Parres.
Amalina quedó al cuidado de su madre y, casada con Francisco González Romano reformaron el conjunto de la vivienda donde nacieron sus hijos Oliva, Colás, Rubén y Amalina.

         10.- LA VEGA LOS ROMEROS
CASA DOÑA CONCHA [Nº 19]
El conjunto lo formaban dos viviendas dentro de una extensa finca:
A/ La casa del tío José Parres, en la que nacieron sus hijos Pepe, Oliva, Colás y la madre de Colasín.
B/ La casa de doña Concha. Al fallecer la madre de ésta, fue habitada por doña Concha que se vino de México donde residía, junto con su ahijado Colasín, nieto del tío José,  tras el fallecimiento de la madre del niño.
CASA LORENZO
1º.- Lorenzo y Modesta tuvieron a Isidora, Aurelia, Carolina, Prudencia, Lourdes, Fernando, Santiago, Águeda, Eusebio, Pedro y Lorencín. Tanto Lorenzo como su hijo Fernando murieron en el frente al lado de la República. Los demás hijos se exiliaron en Francia y en Rusia, salvo Isidora que había emigrado previamente a La Argentina y Aurelia y Lorencín que se quedaron en Parres con su madre.
2º.- Vivieron en ella Aurelia y su hija Modes.
Vino a vivir en ella Lorencín, tras su jubilación.

       11.- PEDRUJERRÍN
              A/ PEDRUJERRÍN NORTE
CASA TÍO JOACO DE LEONOR [Nº 99]
Joaquín era el padre de Federico y María Arenas. La casa pertenecía a María, emigrante a México y que al fallecer, dejó para su hermano Federico.
Federico Arenas se casó con Mentina  y tuvieron a  Mª Leonor, Luis, Pancho, Guillermo, Aurina y Manolo, "Tutu”.
Después quedó en ella Mentina con su hija Aurina, casada con Manuel de la Vega de cuyo matrimonio nació Faustino, "Tinín”.
CASA EL CURRU [Nº 97]
Manuel Junco, “El Curru”, se casó con María Blanco Blanco y nacieron en ella sus hijos, María, Teresa, Josefa,”Pepina”, Pepe,  Miguel, Elisa y Olvido Junco Blanco.
Vivieron en ella Lisa, casada con Camilo Fernández Mendoza, con sus hijos Mª José, Pedro, Manolo y Camilo.
CASA TÍA TOMASA [Nº 94]
Tomasa Junco Gutiérrez tuvo dos hijas: Modesta, ”La tía Modesta”  y Francisca Noriega Junco, “Quica”.
Francisca se casó con Antonio García, mecánico en el taller de Ramón Escandón, tío de Luis Noriega Escandón, en Llanes. Tenía una tiendina en Ribad, en lo que es la casa de Josefa , Milín y su hija Bego.
Modesta Noriega se casó con Wences Sobrino y tuvieron a Modestina, Faustino, "Tino” y Antonio, "Plus”.  Tino, tuvo meningitis infantil. “Wences, que era carpintero, le hizo un carrito y los niños lo empujábamos para que jugara con nosotros”. _Cuenta mi padre.
CASA TÍA MANUELA [Nº 92]
Manuela Huerta Posada era la dueña. Su hija, María Gutiérrez Huerta se casó con D. Emilio Gutiérrez, indiano, y de su matrimonio nació Emilia. Emilia se casó con Salvador de la Vega y tuvieron a Maruja, Dori, Emilio y Ramón. Cuidaron de María cuando quedó viuda. Maruja se casó con Ángel Ojeda, natural de Vibaño y del matrimonio nacieron Emilio y Ángel Ojeda de la Vega.
CASA MANUEL TAMÉS [Nº 93]
1º.- Vivieron en ella, Manuel Tamés y Paula Sotres con sus hijos Concepción y Pancho, Balola, Paz, Ramón, Pepina, Saturna, Manolo y José, “Chacha”. Paz cuidó de su tía Justa Sotres en La casa de El Redondu en la Pereda.
Quedó en ella su hijo Manolo Tamés Sotres casado con Lisa Fernández Gutiérrez y sus hijos, Manolín, Licho, Pauli, Panchín y Benjamín.
Después, se vino a vivir en ella, Pepe Tamés Sotres, “Chacha”, con su esposa Pilar Busquet, retirados de Barcelona a donde Pepe había marchado junto a su hermano Ramón, a quien habían expatriado por participar en la guerra bajo la bandera republicana.
2º.- En la actualidad, pertenece a Arsenio González González, maestro que se jubiló en la Escuela de Parres.
CASA PEPE BLANCO [Nº 96]
1º.- Vivieron en ella Pepe Blanco y Teresa Tamés, hermana de Manuel Tamés. Tuvieron a Pepe, Ángeles y Mª Josefa.
2º.- Fue adquirida por África Noriega Quintana, hija de mi tío abuelo José Noriega González de las Melendreras y de Josefa Quintana Sotres.

                     B.- EL RECUESTU 
CASA TÍO GASPAR [Nº 95]
1º.- Esta casa había sido propiedad del tío Gaspar Haces Estrada, “El Patacu” casado con la tía Mérida. Tuvieron a Juan, Mercedes y Gloria. Estas dos hermanas pusieron una tienda de venta de pan. Gloria se casó con Juan el Sordu, indiano venido de México. Hacía los cigarros con billetes de 100 ptas. y subía al Cuetu Calmor en coche con Carlitos el taxista, el marido de Balola Tamés Sotres.
2º.- Fue adquirida y ocupada por mis tíos Ramón González Gutiérrez y Matilde Mijares Noriega, natural de Cue, con sus hijos Loli, nacida en Cue, Ramón nacido en la Caleyona, el mismo día que se quemó la casa de doña Lola en el Barrio de Tresierra y Aníbal, nacido también en la Caleyona.
Se quedó a vivir en ella mi primo Ramón González Mijares.
CASA ROSITA
1º.- En principio, esta casa había sido propiedad María Gutiérrez Huerta y D. Emilio, los padres de Emilia.
2º.- José “el de Fausta” Fernández y Rosita Gutiérrez vivieron en ella cuando se casaron y tuvieron a David, Ricardo y Pancho.
CASA IGNACIO [Nº 90]
Ignacio Sobrino era hijo de Damiana y Tomás, “El Guarda”. Se casó con María Romano y tuvieron a Teresa Sobrino Romano.
Tras la muerte de María se casó con Blanca Díaz y tuvieron a Tomás, Francisco, “Pancho” y Ramón, “Pupú”.
CASA JESÚS Y MARUJA
Jesús y Maruja la construyeron y se fueron a vivir en ella con sus hijos Carlitos y Jesús, “Suso”, Díaz García.
C/ LA JORNA [Nº 4]
Había un horno de leña de Ana María Sobrino Sánchez, “Ana María la del “Jornu”, a donde llevaban los vecinos las boronas para ahornar. A cada una se le ponía una marca, para diferenciarlas: palo, piedra, etc, con tal de no confundirlas cuando venían a recogerlas.
CASA NIEVINAS LA ROLDANA [Nº 89]
Fue habilitada para ella por su sobrino Manuel Sobrino González, “Roldán”, casado en México que se vino a vivir tras la muerte de sus padres y su hermana Pepa a la casa de la Caleyona con su esposa mejicana, Sara Real, y sus hijos: Viky, Estela, Lilia, "Los mejicanos". Tras el fallecimiento de su esposa Sara, volvió a México. Cuando regresó a Parres, se casó con María “la Gaspara”. Vivieron en esta casa con el hijo de María, Pepe Luis. Poco después regresaron definitivamente a la casa de la Caleyona con Manuel, "Chucho” , hijo habido en el matrimonio.
 CASA JOAQUINA ROMANO [Nº 88]
1º.-En ella vivieron mis abuelos María Gutiérrez González y Santos González Cué con su primogénito Jesús, nacido en Tresierra. Aquí nació mi padre, Santiago, “Taro”,  y los cinco siguientes: Eduardo, Ramón, Paco, Piadosa e Hilda.
2º.-Después vivieron en ella mi tío abuelo materno José Noriega González y Josefa Quintana Sotres, con sus hijos hasta que en la noche del 16 de febrero de 1941, el  vientón que contribuyó a la quema de Santander, voló el tejado y se fueron a vivir a la casa que Eduardo Gutiérrez González, hermano de mi abuela paterna tenía más abajo.
3º.- También fue habitada, un tiempo, por el hermano de mi abuela María, Fernando Gutiérrez González, “El Grillu” y Fernanda Rodríguez con sus hijos, Nani, Teodoro, “Bolio”, Germán, Paco, “El Diablu” y Toni.
En ese tiempo, Isa Noriega Romano, hija de Joaquina Romano, puso una peluquería en los bajos de la casa.
4º.- Después vivieron en ella Juan Luis Fernández y Mónica Fernández Gutiérrez con su hija Mª Ángeles, "Cheles”.
CASA MARISA
Estas tres casas siguientes forman ahora una unidad que pertenece a Marisa Quintana Sobrino, casada con Félix Díaz-Caneja y donde nacieron sus hijas Solita, Raquel y Rebeca Díaz-Caneja Quintana. Eran éstas:
1.- CASA LA PATACA [Nº 87]
Ramona Haces Estrada era hermana del tío Gaspar, abuelo de Loles y Otilia y Pedro Haces Fernández.
2.- CASA MARIA LA DE LA VIRGEN [Nº 86]
María Tamés Junco era la dueña de esta vivienda.
Después vivió en ella Máxima Gutiérrez Noriega, "La del Sordu", con su nieto Francisco Gutiérrez Rodríguez, “Paco el Diablu”, hijo de Fernando, “El Grillu”, Gutiérrez González y Fernanda Rodríguez.
3.- CASA PLÁCIDA [Nº 85]
1º.- La tía Plácida y la Tía Lisa Haces Sobrino eran dos hermanas solteras.
2º.- Fue adquirida por los padres de Marisa, Rosa Sobrino Arenas y Vitoriano Quintana Mier, que habitaron tras su regreso de emigrantes a Holanda, con su hija.

          D/ PEDRUJERRÍN BAJO
CASA SAMUEL Y TONI
1º.- Eduardo Gutiérrez González era hermano de mi abuela María, hijos de Félix Gutiérrez de la Vega y de Piadosa González Mendoza. Había emigrado a Cuba hasta la Revolución de Castro, momento antes en el que se marchó a Atlanta.
En ella vivieron mis abuelos María Gutiérrez González y Santos González Cué y en la que nacieron los tres últimos hijos, del total de diez, los mellizos Félix y Saturno y el benjamín de todos, Pepe. De allí pasaron a vivir a la Casona.
Cuenta mi padre, el segundo de los hijos que vivía en ella cuando a su hermano mayor, Jesús, le sacaron el ojo de una pedrada; mis abuelos vendieron una vaca en 1.500 ptas para cubrir los gastos médicos y de hospital que ascendieron a 1.000 pesetas. Con los cien duros restantes pudieron comprar un carro de las vacas por 90 duros en Posada la Vieja y con los 10 duros restantes, encargaron la rabera y las teleras para cargar la hierba y el rozu.
2º.- José Noriega González y Josefa Quintana Sotres con sus hijos vivieron en ella un tiempo, desde la noche del   vientón.
3º.- Años después fue comprada por Samuel Rodríguez, "El Sastre", casado con Toni Gutiérrez y de cuyo matrimonio nacieron en ella sus dos hijos Samuelín y Ana Rosa Rodríguez Gutiérrez. Allí tuvieron el taller de sastrería y costura.
CASA IRENE [Nº 79]
Irene Sobrino González era prima carnal de Melia e Higinio Mendoza González casado con Mª de Los Ángeles Sánchez González, “La tía Marica”. También se la conocía como la casa de Joaquina Romano, pues desde niña vivió con el matrimonio ya mayores, al que atendió y por tal motivo, la recibió en herencia.
CASA RICARDO Y MARÍA [Nº 82]
Ricardo y María eran los padres de Ricardo Gómez Gutiérrez, “Ricardín” y al casarse éste con Mª Luisa Fernández Gutiérrez, “Visu”, tuvieron a sus dos hijos, Ricardo, “Cardi”, e Isaura, “Chichi”.
Vive en ella Cardi Gómez Fernández con Mª Ángeles Fernández, natural de Cué, y de cuyo matrimonio nacieron Alejandro,”Alex” y Richard.
CASA MARICA LA LLOQUERINA [Nº 81]
“Marica la Lloquerina”, María Teresa Junco Gutiérrez, era hermana de la tía Tomasa, la madre de Modestina, “La Sacristana”, Faustino y Antonio, “Plus”. Sobrino Noriega.
En ella vivieron Antonio casado con Felisa González González y nacieron sus dos hijos, Luis Antonio y Ana Sobrino González.
CASA ARACELI [Nº 83]
Gaspar Gutiérrez y la tía Fulgencia tuvieron  en ella a sus hijos Belarmino, María, Araceli, Pancho, "Al Capone",  y Benjamín, afamado mecánico y piloto de aviación. Quedó viviendo en ella, Araceli Gutiérrez, ayudante sanitaria del doctor D. Antonio Celorio.
CASA TÍA MARICA [Nº 84]
Esta fue la vivienda de María Rosa Junco Fernández, “La tía Marica”. Quedó con la casa su sobrino Rogelio Junco Junco que, casado con Luz Junco Mendoza nacieron en ella sus hijos, Rogelio, "Kely”, Eduardo, "Bayi” y José Manuel Junco Junco.

         12.- EL JOU CUBIL
CASA TÍO FERNANDO SOBRINO [Nº 72]
1º.- En ella vivía Fernando Sobrino González y Rufina Rozada González con sus hijos: Filomena, Covadonga, y Manuel, Vicente y Daniel Sobrino Rozada que emigraron a México y quedaron por allá. Daniel, junto con Martín el de la Tía Marina y del tío Máximo, tomaron clases particulares para emigrar a México. Daniel no pasó el control de embarque por una afección pulmonar y Martín marchó en pos de su hermano mayor, Joaquín, que ya había emigrado con anterioridad. Cuando regresó, fue fusilado, una vez acabada la guerra, en la cárcel “El Coto” de Gijón.
Siguieron en ella Filomena Sobrino Rozada  casada con Eduardo Cerezo González, “Lleña” con su hijo Ramón Cerezo Sobrino.
2º.- Después fue comprada por mi tío Eduardo González Gutiérrez y Mª Dolores Haces Fernández donde nacieron sus hijos Francisco, Covadonga y Juanjo, fallecido durante el servicio militar en la Marina.
CASA DE PACO Y ERENA
       Fue construida recientemente por mi primo Francisco González Haces, "Paco”, y Erena Quintana Sobrino, en la que viven con sus hijos, Eduardo, y Sandra.

             13.- EL JOGU
CASA SARA
1º.- Joaquín Díaz, hermano de Nati la del Campu el Roble, casado con Emilia Gutiérrez de la Vega, vivieron primeramente en esta casa.
2º.- Posteriormente fu adquirida por Francisco Sobrino, "Quico", y Soledad Arenas con sus hijos Josefa, Luisa, madre de Santinos que murió joven, Araceli, Máxima, Nicolasa, Rosa, Nieves, Sole, Sara, Simi y Pepe Sobrino Arenas.
Se quedó en ella Sara Sobrino Arenas, casada con Manuel Guerra, natural de Ruenes, con sus hijos Francisco, Jose Ángel, Pedro y Juan Luis.
CASA NICOLASA
Mandada edificar por Nicolasa Sobrino Arenas desde su emigración a Holanda y a la que se retiró cuando le llegó la jubilación.

        14.- CALVU
CASA PERICO Y SEGUNDA [Nº 37]
1º.- Vivieron en ella mis bisabuelos Pedro González y Segunda Cué. Nacieron sus hijos: Manuel, “el de Cospechu”, Lola de Tresierra, Pepa, Juaco de Vallanu, José de Anita la del Maestru, mi abuelo paterno Santos, “Puertas”, Santiago, "El Sordu", y Juan, el de "San Juan de Lledías".
Después vivieron en ella, Juaco González Cue casado con Francisca Romano Junco, “Kica” y sus hijos: Segunda, fallecida de niña, Marcelino, Manuel, Covadonga, Consuelo, Ramón, muerto en la guerra, José,”El Chispuneru”, Ángeles, Pedro, Melina, Isa, Fernando, “Nando el de la Peña”, Joaquín,”Quini” y Marcial.
La casa quedó para Ramón, hijo de Consuelo González Romano y Pedro Sánchez Sotres, donde vivió con su mujer cuando regresaron con su nieta de la emigración a Suiza y donde cuidaron de su madre Consuelo.
CASA FÉLIX EL GRILLU [Nº 35]
1º.- Mis bisabuelos paternos Félix Gutiérrez de la Vega y Piadosa González Mendoza vivieron en ella y nacieron sus hijos, mi abuela María, Eduardo, Saturno, Ramón, Gloria y Paco.
Al fallecer mi bisabuela, Félix se casó con Pepa González Cue, hermana de mi abuelo Santos y tuvieron a Fernando, “El Grillu” y Juan Gutiérrez González que fallecería en el frente en el bando republicano de la Guerra Civil.
Tras el fallecimiento de sus padres, Fernando Gutiérrez González quedó en la casa junto con su esposa Fernanda Rodríguez Gutiérrez e hijos Nani, Teodoro, “Bolio”; Germán, “Manín”; Francisco, “Paco el Diablu” y Toni.
CASA PERICO DEL JOU Y MARICA [Nº 38]
Perico Sobrino González y María Arenas Mijares, “Marica Vallellu”, vivieron en esta casa con sus hijos, Fidel, afectado por la poliomielitis, Vitorina y Antonio Sobrino Arenas.
Antonio se casó con Carmen Gómez natural de Cabrales y tuvieron a Maruja Sobrino Gómez Madre e hija vivieron en ella tras la muerte de Antonio a causa de la tuberculosis contraída en la cárcel donde fue recluido por ser republicano.
CASA LA TIA CAROLA [Nº 39]
1º.- En ella vivió Carola Cue, hermana de mi bisabuela Segunda, con sus hijos Ramón y Perico, el Coxu.
2º.- Después perteneció a los hijos del tío Segundo Junco y la tía Generosa de la Vega: D. Manuel el Cura, Carolina, María, Ramón, Kico, Enrique, Aurelio y Constante.
CASA COVADONGA [Nº112]
1º.- Vivió en ella, la tía Covadonga Fernández Sánchez casada con Juan Haces Fernández con sus hijos: Loles, Pedro y Otilia Haces Fernández.
2º.- Vivió también la Tía Dolores, con sus hijos Juan Luis, Guillermo, “Memo”, Manuel, Ángeles.
3º.- Después fue adquirida por Fernando Sobrino Gutiérrez y Laureana, “Ñeñe”, Romano donde nació su hijo Camilo Sobrino Romano.
CASA DUARDO Y ROGELIA
1º.- Vivió en ella la tía Gaspara hermana de Ruperto de la casa de Cuetupuñu.
2º.- Eduardo Mier, "El Zapateru" y Rogelia Cosío vivieron en ella con sus hijos, Mª Josefa, Maruja, Eduardo, Carmina y Azucena, “Zuci”. Otros dos hijos fallecieron a consecuencia de una epidemia.
LA GUAIRA
1º.- Pertenecía a Covadonga Fernández Sánchez y Juan Haces Fernández.
Vivió en ella Guillermo Fernández casado con Lola Fernández Gutiérrez, del Colláu y tuvieron una hija. Fue también el taller de madreñas de “Memo”. Tiempo después pusieron una tienda de comestibles hasta que emigraron a Bélgica.

         15.- CUETUPUÑU
CASA RUPERTO
1º.- Ruperto, hermano de la tía Gaspara, estaba casado con Segunda, criaron a Ángel, “Castro”, tras el fallecimiento de la primera esposa, de quien era hijo. Tuvieron a Pepe, Manolo, Arturo y Tina. Tina cuidó de Bustillo cuando perdió la vista.
2º.- Perico Quintana y Consuelo Mier vivieron en ella con sus hijos: Ramón (muerto al servicio de La República), Vitoriano, Ángeles, Melia, Rosa, Duardín, Nando y Manuel, “Nel”.
3º.- Cosme Gabriel y Josefa Arduengo, tuvieron a: Pepe Luis, Mari, Juango y Pili.
Vivieron en ella Pepe Luis Gabriel Arduengo y Carmina Mier Cosío tuvieron tres hijos: Isabel, José, "Kuski”, y Mari.

          16.- VALLANU
LA CASONA DE VALLANU [Nº 137]
1º.- Vivieron en ella Fernando Sobrino y Rufina Rozada con sus hijos: Manuel, Vicente, Daniel, Covadonga y Filomena antes de irse al Jou Cubil.
2º.- Joaquín González Cue, hermano de mi abuelo Santos, casado con Francisca Romano Junco, tuvieron una extensa prole: Segunda, Manuel, Marcelino, Covadonga, Consuelo, Ramón, muerto con la República en el frente del Naranco, Ángeles, Pedro, Meli, María Luisa, Nando, Joaquín, “Quini” y Marcial.
3º.- Joaquín González Romano, "Quini” casó con Mª Teresa Noriega Sobrino, "Teru”, hermana de mi madre. Nacieron en ella sus dos hijas, Marta María y Ana Rosa González Noriega, primas hermanas mías, por tanto.
CASA PEDRO Y TITI [Nº 136]
1º.- Se vinieron a vivir a la casa Paula y Marica, "Las de Santa Marina" con Panchino, un sobrino de ellas nacido  en el pueblo de La Galguera.
2º.- La heredó Ángeles González Romano que fue quien las atendió cuando se hicieron mayores y sin descendencia.
3º.- La adquirió su hermano Pedro González Romano casado con Mª Josefa Sobrino Gutiérrez, “Titi”. Nacieron en esta casa sus dos hijos: Pedro y Joaquín, "Quiné”, González Sobrino.
Titi se quedó con su hijo Pedro González Sobrino, casado con Sarita Fernández Noriega, y sus nietos Pedrín y Marina González Fernández.
CASA SANTIAGO EL SORDU [Nº 116]
1º.- Tenía allí la fragua Zarzosa, herrero ambulante con su hijo Angelón.  Era poco menos que una cuadra.
2º.- La adquirió “La Corza”, una señora de la que no tenemos más datos.
3º.- Fue reformada por Santiago González Cue, "Tiago”, hermano de mi abuelo Santos y Generosa Díaz, natural de Niembru en la que nacieron sus cuatro hijos: Félix, Mª Piedad, "Yayu”, Pepe, "Potes”, y Pedro González Díaz.
Yayu se casó con Tomás Penanes Galguera hijo de D. Amalio y María de La Caleyona y tuvieron a Félix y Mª Piedad Penanes González.
4º.- Actualmente fue comprada y restaurada por Joaquín González Sobrino, "Quiné” , y su esposa Mari Sustacha.
CASA ROSA Y LORENZO
La finca en la que fue construida era de Manuel "El de Melia", hijo de la tía Ana María "La del Jornu".
1º.-Santos Quintana casado con Anita Díaz La compró por un carro de rozu,  e hicieron en ella una casa donde criaron a sus ocho hijos: Rosa, Pancho, Madalena, Balbina, Félix, Tere, Ana Mari y Santinos.
Rosa Quintana Díaz casada con Lorenzo Junco Fernández, “El Mineru”, la reformaron y compraron el prado colindante que era de Paz Blanco, de la Pereda. Allí nacieron sus dos hijos: Marisa y Enci.
Hoy viven con Rosa, su hijo Enci Junco Quintana y esposa, Tere Sánchez González que la reformaron.

        17.- SABUGOSA
CASA NEL Y MARIBEL [Nº 66]
1º.- Era una casa dividida en dos partes, en una vivió María la Grilla, una tatarabuela mía.
2º.- La compraron Maribel Junco Galán, natural de Pancar  y Manuel Quintana Mier con sus tres hijos, Manolín, Mabel y Pedrín Quintana Junco.
CASA MANUEL DE ANDRÉS [Nº 114]
1º.- Era de Manuel Sobrino, “Lima”, y Esperanza Mier que tuvieron  en esta casa a sus hijos Pepe, muerto en la guerra, Enrique, Brigidina, Zuce, Nitu y Eduardo, “Pachu”.
2º.- Nitu estaba casada con Ramiro, que era maestro, y tuvieron a Fernando, nacido en Venezuela cuando emigraron.
CASA CHOPA [Nº 125]
1º.- Vivió en ella Pedro Sánchez y Nieves Arenas y tuvieron a Ramón, Ricardo, muerto en la guerra, Máximo, “Mino”, María, Fernando y Brígida.
Vivieron un tiempo en ella los dos hermanos Máximo y Brígida Sánchez Arenas.
Se quedó en ella Máximo, "Mino, casado con Salvadora Junco, "Dora, y su hijo Fernando, "Nandito, nacido en la Caleyona.
2º.- Vivió en ella Brígida Sánchez Arenas y Enrique con su hija Nani.
CASA DUARDO MIER
En ella vivieron Eduardo Mier y Rogelia Cosío con sus hijos: Josefa, Maruja, Duardín, Carmina y Azucena.
CASA ROQUE [Nº 110]
Vivieron en ella Segunda Haces Vega, "La tía Segunda", casada con Roque Quintana Sobrino y sus hijos: Rosa, Amada, Juan, José y Regina Quintana Haces.
Quedó en la casa su hijo José "el de Roque" casado con Rosario Platas, natural de Llanes y tuvieron a sus hijos: Pepe, Mª Luisa, Celina, Tino, Fernando y Conchita.
CASA MARICA LA RECOLLA [Nº 117]
1º.- Son dos casas pertenecientes a Marica Hano Mendoza donde vivió con su hija Lola Hano Hano.
Lola, “La Rocolla”, se casó con Andrés Junco Pérez y tuvieron a Francisco Manuel, muerto en la Guerra, José Ramón, “Ramonón”, Santiago, muerto también en la guerra y Tomás Junco Hano, "Majo”.
2º.- En una de ellas vive Loli, hija de Ramón Junco Hano y de Mª Leonor Arenas, "La Nena”, y sus hijos: Cesi, Alfonso, Miguel, Fredo y Rafa Coro Junco; en la otra, un hermano de Loli, Manolo Junco Arenas, “El Roxu”.
EL PORTAL DE BELÉN
1º.- Los hermanos Manuel y el tiu Roque Quintana Sobrino vivieron en ella.
2º.- Juan Quintana y Mª Elena Sotres vivieron en ella con sus hijos: Emilio, Josefa “de Las Melendreras”, Mercedes, Marí Caleyos, Felicidad, “Cidá”, Fernando, “Nano”, Quico “El Artilleru” y Fernanda Quintana Sotres.

        18.-LA COVAYA
1º.-La casa de La Covaya era de Antonio Sobrino e Isaura Gutiérrez, la Melliza, donde vivieron primeramente.
2º.-Fue comprada por Fernando Junco, hijo del tío Joserrín, y casado con Josefa, hija del tíu Tomás de la Pereda. Murieron sin descendencia.
La casa fue comprada por Oliva Junco, hermana de Fernando, y madre de Fernandito Robredo Junco que es su dueño actual.
Fernadito casado con Maruja Sobrino, y sus hijas Carmina, la usaron como casa vacacional y reformaron parte de la posesión como vivienda.
LA BOLERA LA XUNCA
Edificada en terrenos de esta casa, fue reformada en 1965 cuyas costas corrieron a cargo de Colás Parres. La reforma estructural del piso fue  ejecutada por una cuadrilla de obreros de la Cantera de Santa Marina de Manuel y Julián Amieva Sánchez: Santiago  González Gutiérrez, mi padre, Ángel  “Golitri” natural de Pendueles y casado con Teresa Sobrino del Barrio Pedrujerrín, al comprensor , mi tío Ramón González Gutiérrez "Puertas" a la dinamita y un servidor al pico, pala y carretilla. Consistió en el alargamiento y escuadre de la zona del tiro y profundización del piso. La reparación de los muros, la sustitución de la caja, bolos y bolas fue realizada por Fernando González Romano, "Nando el de la Peña".

        19.- EL COLLAU
CASA LA TÍA DOMINICA [Nº 47]
1º.- Dominica Sánchez Sobrino tuvo a José, Santos, "El Chaparru", Teresa, Consuelo, "La Rubia", madre de Marcelino, “el Rubiu”, que cuando la guerra luchó al lado de los Maquis en Francia. Crió con sus hijos también a su nieto Juanito, "el Mineru".
2º.- En ella vivió su bisnieto Santos Junco Noriega casado con Visita Sánchez Dosal, natural de Tresgrandas y su hijo Santinos Junco Sánchez.
CASA JUANITO EL GALLEGU [Nº 49]
La casa era de Isidro y de su hermana Teresina, solteros ambos y de mayores fueron atendidos por Juanito y Vitorina que heredaron casa y hacienda.
En ella vivieron Vitorina Gutiérrez de la Vega con su esposo Juan Fernández Quiroga, "Juanito el Gallegu", que había venido para trabajar en el tendido ferroviario de Llanes a Santander.
Allí nació su extensa prole: Marcial, Fernando, Teresa, Isaura, Lisa, Visu, Juan, Esther, Mónica, Goyu, Lola, Fernanda y Fifi.
Viven en ella, Luis Fernando González Fernández, hijo de Fifi y Nando de la Peña casado con Angelines, natural de La Franca, y Raquel, la hija de ambos.

        20.- LA BARRIADA
CASA MÁXIMA [Nº 48]
Máxima Sobrino, hermana de Perico, "Chorrilla",y Francisco, "Quico del Jogu". Vivió en esa casa con sus sobrinos, “Quica”, electrocutada por un cable suelto en el Cuetu las Cerezales, Manolín, "el Pastorín", Ángeles y "Rico", muerto en la guerra, y su ahijado Manuel, "Cuana".
CASA MALENA [Nº 51]
Magdalena Sobrino Fernández era cuñada de Manuel y Roque Quintana. Vivió en esta casa con su hija Mari Malena.
CASA SERAFÍN [Nº 52]
Serafín Mier Laso, viudo, quedó a vivir en esta casa. Los hijos ya estaban casados y vivían fuera de Parres. Hoy está habitada por Socorro Noriega Quintana.
CASA MANUEL QUINTANA [Nº 53]
Era también viudo y sus hijos, ya casados, vivían fuera. En parte de esta casa, vivieron el Tío Luisón Santoveña y Carmen Gutiérrez de la Vega, hermana de María, Vitorina, Emila, la de Villabona casada con Joaquín Díaz, y Félix, "El Grillu", mi bisabuelo. También vivieron en ella Socorro Noriega Quintana y Manuel Fernández González, en la que nacieron sus hijos, Sarita, Mª Elena, Manolín, Mariguí y Jorge Fernández Noriega.
CASINA “LA PEÑA”
Esta casa, fue construida por Fernando González Romano y Fifi Fernández Gutiérrez, en la que nacieron sus hijos, Marisol y Luis Fernando González Fernández. Colindante a ella abrieron el bar "La Peña" con bolera en la que se disputaron importantes competiciones de bolo palma. En el taller tallaba madreñas, bolos y bolas para las distintas peñas bolísticas de la zona.
CASA MÁXIMO y DORA
Máximo Sánchez Sobrino, hijo de Pedro “Chopa” y Nieves, casado con Salvadora Junco Mendoza, “Dora”, hija del tío Joserrín, la rehabilitaron para vivir en ella con su hijo Nandito Sánchez Junco, nacido en la casa de Concha, en la Caleyona, el día de la Guía. La finca había sido heredada por Nandito de su padrino Fernando Junco, de la Covaya.

          21.- LA BOLERA
CASA TERESA
           1º.- En esta casa vivió Teresa Fernández Sánchez, casada con Antonio Romano. Antonio falleció al poco tiempo y Teresa se casó con Fernando, hermano de Antonio, de cuyo matrimonio nacieron: “Ñeñe”, Nani, Benito, Antonio y Maruja Romano Fernández.
          2º.- En ella viven Benito casado con Sagrario Noriega Santoveña, ”Sari” y sus hijos, Teresina, Benito, Ramón, Antonio, Fernando, Eloy y María.

          22.- EL COTAXU
CASA ISABEL Y QUINI
Esta casa fue construida por Joaquín Quintana Nieda, “Quini”, y su esposa Isabel Cabrera Sobrino con sus hijos Joaquín, Miguel y Yolanda, para su retiro de Holanda.
CASA CÁNDIDA Y SANTOS
Fue construida por Santos Quintana Nieda, “Peña” y su esposa Cándida Fernández Valdés cuando se retiraron de su trabajo en Suiza para sus hijos Santos y Mercedes.
Actualmente vive en ella Cándida con su hija Mercedes casada con Ramón Álvarez Miguel, natural de Poo y nietos, Itziar y Noel.
CASA TÍA SALUD
La tía Salud y el tío Benito vivieron en esta casa con sus hijos Mariano, Fernando, Antonio, María, Lorenzo, Benitín y Ramón, estos dos últimos también fallecidos en la guerra al servicio de la República, como Mariano que se había alistado voluntario.
Después se quedó con ella Lorenzo Romano Rozada, casado con Irundina y tuvieron a sus hijos Loles, Fifi, Fernando, Luchu, Enci, Mini, Noelia, Remigio Ramón y Lupe.
CASA PICU LA CONCHA [Nº 17]
1º.-Vivieron en ella Pepa Pérez, la Taca, y el tíu Jacinto con sus hijos: Rafaela, (otra X que vive en Madrid), Rosa la de Ribad y Manuel que heredaría la casa.
Manuel Fernández Pérez casado con Aurora González Berbes, hija del tío Tanasio de los Carriles, tuvieron a: Rogelio, Josefa, Oliva, Sarita, Carmen, Genaro, Jacinto, Ramón y Manuel.
Vivieron también Sarita Fernández y Pedro Quintana con sus hijas Mª Mar, Mª Jesús y Emi.
2º.-Después vivieron en ella: José Sobrino Arenas y Fernanda Quintana Sotres con sus hijos José, “Pepín”, Mª Elena y Fernando, “Nini”.

           23.- LA CAMPA [Nº 55]
          1º.- En la casa de la Campa, vivieron la tía Teresa Romano Sordo y su marido, con sus hijos Ángel, (padre de Milín y Manuel), Venancio, Encarna y Ramón Junco de la Vega.
         2º.- La heredó Ramón que casó con Gloria Gutiérrez González, hermana de mi abuela María, donde nació su hija Loli Junco Guitérrez. Ramón marchó cuando la guerra exiliado a México, donde murió.
3º.- Loli, se casó con Manuel Amieva Sánchez y  vivieron en ella con Gloria.
CASA HILDA Y RAMÓN [Nº 120]
1º.-Pertenecía a Josefa Galguera Noriega, hermana de Rosario  de Tamés y María de la Caleyona.
2º.-La compraron mis padrinos Hilda González Gutiérrez, hermana de mi padre y casada con Ramón Lledías Carrera, natural de Niembru, con sus hijas: Begoña, Tere y Luisa Fernanda.
CAMALEXU [Nº 105]
En la casa de Camalexu, vivieron José Quintana Sobrino y esposa Gaudiosa Nieda García, natural de Caldueñu, con los hijos: Santos, Alicia, Rosa, Antonio “Tonín”, Quini, Genti, Margarita, (Titi) y Pepe.
LA TINUTA [Nº 107]
Vivieron en ella Antonio Gómez San Juan, natural de Santander y su esposa Rita Pando Sobrino y sus hermanas María y Francisca. Tenían parentesco con los de Santa Marina.
Del matrimonio nacieron Isidro, José Ramón, “Pandón”, Jose Antonio, “Pandín”, Pedro, Francisco y Carmina Gómez Pando..

        24.- DON DIEGO
CASA ANITA [Nº 65]
1º.- Vieron en ella José González Cue y Anita González Mendoza con sus hijos Paco, Felisa, Juan Luis, Ángel, (Óscar) y Duardo, “Pachu.  Juan Luis murió en la batalla del Ebro y su hermano Paco vino a ver a sus padres y regresó al frente, al poco tiempo lo mató una bomba en el mismo frente. Óscar murió por la explosión de los cohetes que tiraba el día de  la Sacramental en el campanario de la Iglesia de Parres.
Vivieron con ellos, su hijo Eduardo casado con Aurora González Romano y en ella nació su hijo Francisco González González, “Paquín.
2º.- Después lo compraron los Pirenaicos, Alfonso y Ramón Sánchez Balmori, dos hermanos oriundos de Posada: Ramón se la dejó para Begoña de la Vega que cuidó de Alfonso.
CASA MARICA LA TORRINA
1º.- Vivió en ella La tía Marica que era madre de José el molineru de la Vega.
2º.- Después pasó a propiedad de José Noriega González y Josefa Quintana Sotres. Allí nacieron sus hijos: Fifi, Lisa, África, Socorro, Pepe y Lines.
Fue heredada por Lines Noriega Quintana, casada con Rogelio Quintana Fernández y viven en ella con sus hijos, Roge, José Luis y Ana Belén.
CASA URSINO [Nº 68]
1º.- Vivieron en ella Ursino Ruisánchez Gutiérrez casado con Pepa Junco González donde nacieron sus hijos: Nieves, Francisca, Noelia, Juan, Ángel, “el Mancu”, y Francisco Ruisánchez Junco.
2º.- Después vivió en ella Ángel Ruisanchez Junco, casado con Encarna Quintana González y su primogénito, Óscar.
CASA IRENE [Nº 67]
1º.- Era de Irene Gutiérrez Otero, oriunda de Cabrales y casada con el tío Francisco Gutiérrez Junco. No tuvieron descendencia y criaron a  sus sobrinos Agustín, Arturo y Felicia Gutiérrez Amieva.
2º.- Felicia se casó con Luciano Inguanzo, natural de Inguanzo, también del Concejo de Cabrales y nacieron en ella sus hijos Monchu y Teresita Inguanzo Gutiérrez quien vive en ella actualmente.
CASA´L ROXU CORISCO
1º.- Vivieron en ella distintas familias, pero todas por poco tiempo.
2º.- Después la compraron y la restauraron José García Torre, natural de Roiz y Ana Noriega Santoveña con sus hijos Ana, José, Iván, y Laura.
CASA MARI CALEYOS [Nº 113]
Vivieron en ella María Quintana Sotres, Mari Vidal, “Mari Caleyos”, y su marido Ramón Villanueva, “Caleyos”, de cuyo matrimonio nacieron Ana Mari, “La Chata”, y Pepe Villanueva Quintana, “Caleyinos”.
CASA TANIS [Nº 71]
1º.- Estanislada Sotres González, “Tanis” quedó viuda de Francisco Vidal y vivió en ella con sus hijos, Manuel, “Vidalín”, Ángel, Angelita y Lola Vidal Sotres.
Después vivió en ella Angelita con sus hijos Gregorio y Gloria, “Goyo y “Goya, Cerezo Vidal, hijos de su matrimonio con Gregorio Cerezo González.
2º.- También vivieron en ella Ramón Noriega Romano, “Monchu”, y su esposa Abelina Romano donde nacieron  sus dos primeros hijos: Monchín, y Gúmer. Mª  José nació en el barrio La Caleyona.
Actualmente está repartida entre los dos hijos de Angelita, Gregorio, “Goyo” y Goya Cerezo Vidal.
CASA JOSEFA Y QUICO
Josefa Fernández González casada con Francisco,  Cabrera Mendoza, “Quico de Natalia”, vivieron en esta casa con sus hijas Marisa, Josefina, “Sefi” y Angelines Cabrera Fernández.

          25.- RIBAZ
CASA MANOLO Y ELISA
Manolo Tamés y Elisa Fernández la construyeron para sus hijos Manuel, Pauli, Licho, Panchín y Benjamín.
CASA TORERO Y SOLE.
La construyeron para vivir en ella con sus hijos: Salvador, “Dorín”, José María, “Faía”, Piedad y Constante, "Tante" Junco Sobrino.
CASA MILÍN Y JOSEFA [Nº 104]
1º.-La casa pertenecía a Luis Noriega Berdiales y pasó a vivir en ella el mecánico y conductor de los coches de la familia Noriega Berdiales, Antonio García, casado con Francisca García, “Quica la de Tomasa” con sus hijos: Conchita y Salvador García García.
2º.-Vivió en ella, Mª Josefa Blanco y Adolfo con sus hijos Dolfi, León, y Pepe, “Jatera”.
3º.-Pasaron a vivir en ella Miguel Ángel Junco Pérez, “Milín” casado con Josefa Romano y en la que nacieron sus hijas, Loli, Amalina, Pacina y Begoña. Vivió con ellos un tiempo la madre de Josefa, Dolores, “Lola la de Requexu”.
CASA ROSA
1º.-Fue la vivienda familiar de Rosa Fernández, hija de Jacinto y de “Pepa la Taca”, casada con Ramón Fandiño, camarero de la Marquesa de Argüelles en Madrid. En ella nacieron sus hijos: Maruja, Ramón, Galguito, y Fifi.
2º.-La compró Juanjo Fernández Gutiérrez, “Alicates” y su mujer Isabel cuando vinieron de Bélgica con su hijo Daniel.
3º.- Fue adquirida por Wences Tudela Sobrino del barrio La Caleyona casado con Mar Galán, natural de Cue y viven en ella con sus dos hijos, Emilio y Nerea.
CASA RITA  [Nº 103]
1º.-Vivieron en ella Rita con sus hermanas Lucía, Lola, (muerta bajo el Corredorón de la Casona de Bernardino, junto con Loli Sobrino de la Vega, por una granada lanzada desde un avión de las tropas franquistas en la toma del pueblo), Rita y el tío José de Avelino. También vivían en esta casa, Falo, Miguel Ángel, Pancho “Cañamal”, sus sobrinos.
2º.-Fui adquirida por Paqui Gutiérrez y su marido Segura para sus hijos Toño y Claret.

        26.- LA CONCHA
Esta vivienda está pegada a la casa anterior de Rita y pertenecía a la misma familia.
CASA VARISTA [Nº 100]
1º.- Era la casa de las hermanas Carmen y Pepa Junco, “Las Mochuelas” y en ella tuvo la tienda su hermano Venancio Junco.
2º.-Después fue Escuela de niñas; los niños estaban en el aula del viejo edificio escolar, antes de su ampliación a dos aulas en el año 1924, con dos aulas y correspondientes casas para el maestro y maestra. El aula de niñas había estado anteriormente a este lugar, en una casa del barrio La Caleyona, hoy casa Rosi Sobrino Arenas.
3º.-Después vivió en ella Fernando Gutiérrez González, “El Grillu”, de Calvu casado con Fernanda Rodríguez.
4º.- Pasó a vivir en ella Varista con sus hijos: Pepe, “Tano”, Antonia, “Toni” y Paqui.. Se la habían dejado a Varista “Las Mochuelas”, por haberlas cuidado cuando se hicieron mayores. Cuando murió Carmen, Pepa fue llevada por Pepe Junco, “Curru”, a su casa de La Casona hasta su fallecimiento.
La compró  Ana Rosa Rodríguez Gutiérrez, hija de Toni y Samuel Rodríguez, “El Sastre.
CASA LAS ESTANQUERAS [Nº 59]
1º.-Pepa y Carmen vivieron en esta casa. Tenían además el Estanco que comunicaba con el camino de la Concha, un llagar y una cuadra.
2º.-Vivieron en ella Jesús González Gutiérrez y Felicia Álvarez Noriega con sus hijas Mª Piedad, “Maruja” y Mª de la Guía, “Mariguí”.
Maruja González Álvarez, casada con Esteban González Romano vivió en ella con sus padres e hijos, Cristina, Susana y Esteban González González. En una antigua cuadra, habilitaron una tienda de comestibles.
3º.- La compró Ana Rosa Rodríguez Gutiérrez, hija de Toni la de Varista y Samuel “el Sastre”.
CASA ANGEL DE LA CAMPA [Nº 56]
Vivió en ella Ángel Junco Romano con su esposa María Pérez con sus hijos Manuel, “Hacha”, Miguel Ángel, “Milín” y Abelino, “Chato”, Junco Pérez.
CASA TÍA FAUSTA [Nº 57]
1º.-Fausta Fernández con su marido y sus hijos Manuel, José, Teresa y Lola.
2º.-Vivió en ella Lola con su hijo Ramón.
CASA MANUEL ROMANO
La casa era propiedad de Manuel Romano Sordo, emigrante a México, casado con Modesta Noriega Gutiérrez, hermana de Sagrario Noriega Gutiérrez, de mi bisabuelo Narciso.
2º.-Manuel Sánchez Noriega, hijo del tío Fausto y de Sagrario Noriega Gutiérrez emigró a México como empleado en una de las tienda de su tío Manuel Romano Sordo. Al fallecer éste sin descendientes directos, lo heredaron los sobrinos que en aquel momento estaban en México: Juan “El del Sordu” de una parte y Manuel Sánchez Noriega y su primo Mauricio Noriega González, hijo de Narciso Noriega Gutiérrez..
Como no se usaba la cuadra, puso el taller de carpintería en ella mi bisabuelo Félix Gutiérrez de la Vega, “Félix el Grillu”.
3.-Después se vino a vivir en ella Marcos Sánchez Noriega casado con Delfina Ríos, natural de Balmori y hermana de Lola Ríos que vino a Parres de Maestra. Nacieron en ella sus hijos: Maruja, Lola, Tinina, Víctor y Carmelita Sánchez Ríos.
CASA TÍA BENITA [Nº 60]
Esta casa era de la tía Benita Cue era hermana de la tía Segunda y de la tía Carola y madre de Manuel Amieva Cue, “El Vivo”. Se casó con un vecino de Meré con el que tuvo a Rita, madre de Brígida “del Campu'l Roble”, Isabel, “la de Bolao”, Julián, casado con Isabel y padres de Manuel, “Peseto”; Ramón “de Poo”, que fue Guardia Municipal en Llanes, y Manuel Amieva Cue, “El Vivo”, vecino de Brañes.
CASA LISA
Vivió en ella Elisa González Gutiérrez, viuda de Narciso Noriega Gutiérrez.
CASA VENANCIO [Nº 58]
Vivió en ella Venancio Junco casado con Benigna Junco, “Tía Benina” tuvieron a sus hijos Leonor, Serafina, “Fina”, Rogelio, Manuel, “Junco” y Laudelina, “Lina”. Tuvieron en la casa una tienda de comestibles que al final quedó como expendedora de pan de la Panadería “Viuda de Matías” de Llanes.
CASA SOFI Y FELIPE [Nº 63]
1º.- Vivió en ellas el tíu José Melón con sus hijas Genoveva y Lorenza Sánchez Hano. Las recogió Joaquina Romano de mayores. Lorenza se quedó inválida y al quedar sola la llevó para la Caleyona. Cuando la aviación atacaba tenían que dejarla sola en casa por no poder correr con ella.
2º.-Después vivieron allí un tiempo José Noriega González, hijo de la tía Lisa, y Josefa Quintana Sotres, hija de Juan Quintana, donde nació Angelines Noriega Quintana.
Posteriormente, pasaron a vivir en ella, Felipe Santoveña y Sofía de la Vega donde nacería su hijo Manolín.

         27.- CUETU LAS CEREZALES
EL RANCHITO
Félix Quintana Díaz y su esposa Encarnita construyeron una vivienda para el regreso de Suiza con sus hijos Marlén, Enca y Edith, a donde habían emigrado. En la finca abrieron un merendero con bolera al que llamaron “El Ranchito” donde se hicieron importantes partidas de bolos y fue un merendero de agradable estancia.

       28.- CORISCO
CASA  MOLINO DE JOSÉ Y LEONOR
1º.-José Gutiérrez Pérez casado con Leonor Martínez Pérez, natural de Porrúa, construyeron esta casa en la que nacieron sus hijos Rosi, “La Nena” y Ramón Antonio. Regentaron el molino junto a la boca del Covarón, donde vuelve a esconderse el Melendro y que su padre había trasladado de otro que tenía a la salida de la cueva de Covarada, en Vallanu, donde emergen las aguas y se pueden ver las ruinas.
CASA TÍU ANTÓN
El tío Antón Gutiérrez, casado con Rosa Pérez vivió en esta casa con sus hijos María, casada con José del pueblo de Porrúa, Genoveva, Petra, casada en Andrín, Josefa, casada también en Porrúa, Rogelia casada en La Pereda, Aurora, José y las dos menores, Constantina y Rosina que emigraron a México.  El tío Antón atendía el molino instalado en la cueva de Covarada, en Vallanu. Posteriormente trasladaron el molino a la cueva de Covarón donde se conserva actualmente.
En la casa y Aurora Gutiérrez Pérez casada con Adelino Remis y donde nacieron sus hijos Rosi, Mª Jesús, “Chuchi”, Antonio y Enrique. Con ellos vivió también Genoveva, “Veva”, hermana de Aurora.
CASA PEDRO BLANCO
Pedro Blanco y Eugenia de la Vega vivieron en esta casa con sus hijos, María, Concepción, “Cion”, Filomena, “Filo” y Francisco, “Pancho”, desparecido en la Guerra.
Vivió después en ella Filomena Blanco con su hijo Pancho. Después de esta casa, está el río “Xixón” que en este punto hace límite entre las dos localidades de Parres y La Pereda.

          29.- REQUEXU
CASA LUCÍA [Nº 108]
Vivieron en ella el tío Juaco Romano con su esposa e hijos Santos, Francisca, “Quica”, Águeda, Lucía y Dolores.
Enfrente de la casa, al otro lado de la carretera tiene una finca con una pequeña cabaña al lado de la carretera y que en otros tiempos más lejanos debió de ser una aceña cuya muela era movida por el agua traída por una acequia desde la cercana fuente de Moscadoria.
Se quedó viviendo en la casa Lucía Romano.
BOSQUE GIDIO
Era un bosque de eucaliptos con una cuadra derruida. Saturno Gutiérrez González compró la finca y construyó en ella una cuadra para el ganado.
La finca fue adquirida por Jesús González Gutiérrez, sobrino suyo, para su hija Maruja González Álvarez casada con Esteban González Romano. Se levantaron varias vivienda modernas, una de las cuales pertenece a Maruja, Esteban e hijos, Cristina, Susana y Esteban González González.

        30.- SANTA MARINA
Lugar donde se asienta la Capilla de Santa Marina cuya romería tiene lugar cada 18 de julio desde los tiempos anteriores al siglo pasado como quedó constancia en documentos gráfica y escritos.  CABAÑA DE  DELGADO
Fernando Delgado y esposa, de Llanes, compraron una finca donde construyeron  una vivienda vacacional.
CASERÍA SANTA MARINA
1º.-La finca perteneció al Conde y vivía en ella dos hermanas de Ramón Sordo Pérez, Paula y Marica. Cuando se hicieron mayores se fueron a vivir a Vallanu con su sobrino, Panchino, hijo de Ramón que vivía en La Galguera. Paula bajaba la leche en un burro con cuévanos a venderla por Llanes. Eran cuñadas del tío Jacinto.
2º.-La llevó de renta Bernardino Noriega hasta que estalló la guerra.
3º.-La usaron Fernando Gutiérrez González y Manuel Fernández, el hijo de Jacinto.
4º.-Pasada la guerra, fue comprada por Manuel el de Jacinto y Aurora González Berbes con sus hijos: Josefa, Oliva, Sarita, Carmen, Genaro, Jacinto, Ramón y Manuel, (Rogelio, el primero de los hijos había muerto en la guerra). Otra casa dentro de la finca y cerca de la casería fue heredada por Genaro, su esposa Melia e hijas.
5º.- Sarita, casada con Pedrito Quintana,  natural de Pancar, vivieron un tiempo en la casería con sus dos primeras hijas, María del Mar y María Jesús.
6º.- Viven en ella Melia González, viuda de Genaro con Luis Ángel y Mª Aurora, casada con Antonio Tárano, “Toño” y sus dos hijos, Melissa y Sergio.
En la finca abrieron un establecimiento, “Sidrería Santa Marina”, regentado por Mª Aurora y Toño.
CASA MODESTA
1º.-Era del tíu Pepe Macetes y su mujer. Sus hijas, Rosario casada con Indalecio del Retiro de Pancar que se fueron a regentar un hotel en Santander, Elvira casada con Juan Pachín, se fue a vivir a Oviedo y Modesta que se quedó a cargo del caserío. Los dos hijos mayores, Baltasar y Ramón habían embarcado a México.

          31.- LA PUNTIGA
La finca, perteneciente a Rosario Galguera Noriega pero llevada por el tío José el de Avelino Gutiérrez tenía una cuadra. Actualmente se construyó una vivienda donde viven Josefina Noriega Santoveña y Félix Montoto con sus hijos María José y Félix Miguel.

         32. -LA ARENAL
CASA JORGE
Jorge Fernández Noriega, alcalde de Parres, casado con Silvia Álvarez Fernández, natural de San Roque del Acebal, con sus hijos Jorgín y Egrelli, hicieron su vivienda. La finca había pertenecido a su abuelo Manuel el de Santamarina que se la había comprado, a su vez, a Bernardino Noriega.
CASA ROSARIO
1º.-En la casa de La Arenal, vivió Luis Santoveña, “Luisón” que estaba de molinero para Rosario Galguera Noriega, que tenía el molín de La Arenal, junto a las fuentes y depósitos y que aún se conservan vestigios de su existencia, junto al camino.
2.-Manuel Gutiérrez Noriega, hijo de Fernanda Noriega Galguera y de Manuel Gutiérrez de la Vega, “El Grillín”, vivió en esta casa con su esposa Carmen, oriunda de Valladolid unos años hasta su emigración a Suiza.

           33.- LOS CARRILES
1º.-Esta casería de los Carriles, perteneció al tío Esteban Romano, padre de Fernanda, Manolo “el Cacharrín”, Fernando y Justa.
2º.- Vivieron en ella Fernanda “La de los Carriles”, casada con Manuel González  Berbes, “Carriles” con sus hijos: Fernando, Pilar, Manuel, nacidos en Pedrujerrín, Francisco, “Paco”, Aurora, y Esteban, nacidos en el Cuetu. En esta casa nacieron sus dos últimos hijos: Angelines, “Geli” y Atanasio.
3º.-Miguel del Dago y Elena Granda con sus hijos Gilberto, Emiliano, Aurorita y José Manuel, llegados de Tornín a vivir en esta casería, en el año 1954. También pasaban temporadas con ellos Teresa y Josefina, hermanas de Elena. Josefina dio a luz dos mellizas en la casa de los Carriles.
4º.-Emiliano del Dago Granda vive en esta casa con su mujer Mari Carmen y sus hijos: Emiliano, Aitor, Nerea y Miguel.

            34.- LAS MELENDRERAS 
CABAÑA DE LA TÍA LISA
1º.- Fue una cabaña de pastoreo de la tía Lisa González Gutiérrez, natural de Porrúa y casada con Narciso Noriega Noriega.
2º.-Fue heredada por su hijo José Noriega González, casado con Josefa Quintana Meré donde vivieron con sus dos últimos hijos, Pepe y Lines Noriega Quintana, en periodos del año relacionados con el pastoreo de las ovejas.
3º.-Actualmente es vivienda de su hijo Pepe Noriega Quintana casado con Manolita García Sotres y sus hijos Rosalina y Pepín.
CABAÑA DE WENCES NORIEGA
Manolín Fernández Noriega, hijo de Socorro Noriega Quintana y Manuel  Fernández Romano, adecentó una vivienda para él y su esposa Mª Jesús Pellico con sus hijos Manolín y María, en lo que fue la cuadra de Wences Noriega González, hermano de su abuelo José de las Melendreras, ubicada en el Prau las Fuentes.

          35.-LA POLLA
Estrictamente era una cabaña perteneciente a Ramón  Bustillo, donde tenían el ganado de pastoreo, en determinadas épocas del año, que aprovechaban, tanto los pastos de la finca donde se ubica, junto a la carretera de Santa Marina a La Tornería, a escasos doscientos metros de la casa de los Carriles, como los de los comunales y bosques en abertal.
1º.-En ella vivieron un tiempo José Sobrino Arenas y Fernanda Quintana Sotres al cuidado de las ovejas.
2º.-Años después, Diego Noriega Bustillo atendía en esta finca las vacas y se quedaba en ella por el día.
Al otro extremo de la finca, en su parte más occidental, Joaquín González Sobrino y su mujer Mari, rehabilitaron una cuadra en vivienda.

          36.- RUMORU
CASA DOMINGO
1º.- Domingo Sánchez y Delfina Sánchez, oriundos de Sotres, construyeron una vivienda para ellos y sus hijos Catalina, Víctor, Mauro, Leandra, Faustino, Federico, José, Juan y Narciso.
CASA JUSTO
1º.-Justo Rodríguez y Juliana González oriundos del pueblo de Sotres en el concejo de Cabrales, hicieron una vivienda donde vivieron con sus hijas Ana, Patricia y Ángela Rodríguez González.

          37.- MAZACARABIA
1º.- José Sánchez y Benedicta Llanes, naturales de Sotres hicieron su casa en esta finca donde nacieron sus hijos Santos, Isaac, Clementina y Francisca.



Si estos datos tienen algún mérito, como me dijeron algunas personas, se debe a la ayuda de mi padre y mi madre nacidos respectivamente en 1919 y 1925 con lo que me aseguré una buena perspectiva del pasado siglo XX, tanto por lo que ellos conocieron como por lo que escucharon a mis abuelos nacidos a finales del siglo XIX, Santos González Cué y María Gutiérrez González, de La Casona como Marcos Noriega González y Araceli Sobrino Tamés, vecinos de Tamés, desde principios del XX. En cada revisión que hice fui añadiendo nuevos detalles y datos. Sé que hay edificaciones modernas de las que no doy detalle por carecer de datos fiables.
Fueron diversas las personas a las que consulté para sus datos familiares. Importantes colaboraciones fueron las de Angelines Noriega Quintana, Ana Luisa González Noriega y Ana Sordo Quintana en lo que respecta a los extensos datos familiares y de su barrio. Mis tíos Teresina Noriega Sobrino y Joaquín González Romano; mis vecinos Rosi Sobrino Arenas, Monchu Noriega Romano y Beli Romano Gutiérrez.
Otra colaboración que tuve, en lo relacionado a los apellidos perdidos y líneas familiares fue la de mi vecina Rosa María López Sobrino Arenas Ibarlucea, estudiosa infatigable en archivos y documentos, que me aportó los apuntes precisos del complejo árbol genealógico de mis apellidos González-Noriega; Gutiérrez-Sobrino, Cue, Tamés, los más repetidos en una maraña que se pierde por los inicios del siglo XVIII, nada más ni menos. Una cosa me quedó bien clara al hacer este trabajo: es comprensible que en los pueblos pequeños, en las aldeas, todos nos sintamos familia; no es exageración, es un hecho.

OFICIOS

1.-LECHEROS Y LECHERÍAS
Siendo el principal recurso de vida en los pueblos, la actividad ganadera y agrícola, es de esperar que los principales oficios atiendan esos medios de subsistencia.
En la Pereda donde vivía, Jesús González Mendoza, hermano de mi bisabuela Piedad, puso una desnatadora en la que los clientes que le llevaban la leche, debían esperar a que se desnatara, si querían regresar a casa con el suero sobrante, pues lo utilizaban en la alimentación de los cerdos.
En la calle El Llegar de Llanes, había otra desnatadora propiedad de Paco Saro, que tenía también su propia ganadería en La Carúa. También devolvía el suero a los clientes que lo querían aprovechar. Por aquel entonces, primer tercio del siglo XX, las empresas de recogida de la leche, la recogían en el pueblo a 15 céntimos el litro, como era el caso de una empresa de Santander, “Robles”, por lo que todo el mundo comenzó a bajarla a Llanes, pues en la desnatadora la pagaban casi el triple, 40 céntimos el litro, para ser más concretos.
Don Bernardino Noriega Tamés, hombre concienciado con esta situación en la que vivían sus convecinos, adquirió un carro y caballo que destinó a transportar la leche de todos, y pagaba el sueldo a Ramón Tamés Sotres, para que lo llevara mañana y tarde hasta Llanes. El punto de entrega de la leche se hacía bajo el corredor de la Casona que era de su propiedad. La leche que producía en su establo, la bajaba en bidones hasta la estación F. C. de Económicos, con destino a Oviedo. Tenía una gran producción lechera con las vacas que había importado de Holanda.
La Granja Poch, empresa lechera abierta por la familia catalana Poch en San Fernando de Henares de Madrid en 1916 se traslada a Torrelavega, centro geográfico de un entorno rico en la producción ganadera y envía su leche por tren para su venta en la capital de Madrid. Aproximadamente un lustro después, comenzó a pasteurizar su leche, innovación que supuso un avance en la conservación de un producto básico tan importante en la alimentación. En 1933 se constituyó como sociedad anónima con otra empresa de nombre “Nestlé”, en la que la familia Poch conservó el 51% , frente a Nestlé que tenía el 49%. Este acuerdo motivó un crecimiento muy grande llegando a mover 20.000 litros diarios antes de la guerra. Adicionalmente, el acuerdo supuso reducir el precio de recogida a los ganaderos ya que con la fusión, despareció la competencia entre las dos firmas: La Granja Poch se quedaría con las comarcas más occidentales, con lo que le permitió dar el salto a Asturias, en tanto que Nestlé conservaría las comarcas orientales. Además les permitió entrar en el floreciente negocio de los quesos. Así es como “La Granja Poch” recogía por los pueblos con un camión toda la leche que le entregaban; en Parres se le entregaba la leche debajo del corredor de la Casa del Curru, que entonces aún pertenecía como es sabido a D. Bernardino.
La central lechera “Sadi” tenía una fábrica de elaboración de quesos en el barrio San Antón de Llanes. En Porrúa, Parrres y Pancar, al menos, recogía la leche para la “Sadi”, Felipe Concha “el Coxu” de Porrúa. Tenía el punto de recogida en Parres en la tienda de Venancio Junco de La Concha. Se encargaba de recogerla de los clientes Joaquina Romano de La Caleyona. Años después lo recogió Lina Junco, hija de Venancio. A Felipe Concha le ayudaba Ramón Noriega Bustillo, hijo de Wences y Fina del Bar “El Rosal” que lo repartía por las casas a los habituales clientes. Aparcaba el carro a la entrada de Llanes, en El Cotiellu. Más tarde en ese barrio abrió Felipe un puesto de leche. Cuando Felipe Concha dejó el negocio de la leche, lo continuó recogiendo José Gutiérrez Noriega, “Taruguín” que también había trabajado con él cuando lo dejó Ramón.
Por aquel tiempo llegó Graciano Villar de la Pereda que fue haciendo clientes, con la novedad de que ordeñaba las vacas si era preciso. El puesto de recogida lo puso en la curva, confluencia de los barrios de La Casona, Brañes y La Concha, verdadero centro neurálgico del pueblo, frente a la cosa de Covadonga, donde se acababa de abrir la tienda y bar El Fresnu, propiedad de Otilia Haces y Nano Quintana. Con Graciano trabajaron varios ayudantes en la recogida de la leche y en el reparto por la villa entre los que hay que señalar a su segundo hijo, Raúl, que lo modernizó con la adquisición de un moto carro y, años después con una furgoneta y posteriormente con un camión lo recogía Toño, “El Trisqui”, natural de Puertas de Vidiago, y de ascendencia familiar en Parres. También Raúl abrió una tienda de venta de leche en El Cotiellu que posteriormente trasladó a la Calle Mayor. Junto con la leche comercializó la paja y la alfalfa traída de los campos de Castilla y León, que conserva aún en una factoría y almacén en la Pereda donde da trabajo a varios empleados y los dos hijos.
Otras empresas lecheras como Nestlé, Moráis, Clesa, Pas, Sam, Central Lechera Asturiana venían recogiéndola por los pueblos en bidones o en cisternas isotérmicas ya a partir de la década de los sesenta.

2.-PANADERÍAS
La panadería de “Noceda” tenía el obrador en la Plaza San Roque. Años después cambió de propiedad y pasó a ser Panadería Vega que llevó el obrador al barrio el Cotiellu.
La panadería de “Muñiz” estaba instalada frente a la plaza de la Iglesia Basílica. También comercializaban refrescos y ataúdes.
La panadería “Fonseca” abastecía a los pueblos por medio de repartidores. En Parres tenían ese cometido Treni Mendoza que lo iba a buscar a Llanes con el carro y caballo, perteneciente a la panadería. Su hermana Melia Mendoza, casada con Manuel Fernández y padres de Camilo, Felipe, Mon y Nano, lo expendía en una tienda abierta en el barrio de Coxiguero, en la casa que pertenece actualmente a Nani y que entonces era propiedad de los dueños de El Palaciu.
  La panadería “Matías”, estaba en la Avenida de la Paz, atendida por José Matías. Tras fallecer fue continuada por su viuda, Doña María. La hija del matrimonio se casó con un oficial de panadería venido de Zamora a trabajar como empleado de la empresa. Desde entonces se conoció como panadería “Sousa” y en ella trabajaban todos los hijos. Lolo Sousa lo llevaba a los pueblos cada dos días en una furgoneta. Clemente Sobrino Sánchez, vecino de la Caleyona era uno de los repartidores que lo llevaba en una plataforma tirada por un caballo hasta Rales, Niembru, Barru, Celorio, etc.
Venancio Junco tenía un bar y tienda bajo su casa en el Barrio de la Concha. Su hijo Manuel “Junco” bajaba todos los días a buscar el pan para sus clientes a la panadería “Matías”. Sus hermanas Fina y Lina se encargaban de venderlo en la tienda junto con otros comestibles y bebidas.

3.-TIENDAS, BARES Y ESTANCOS

EL BAR DE CALVU
Mi bisabuelo paterno Félix Gutiérrez de la Vega, persona polifacética, pues era contratista de obra, de madera y carpintero, junto a su vivienda, en el barrio de Calvu, puso un bar que atendía su segunda mujer, Josefa González Cue, “Pepa”, hermana de mi abuelo Santos. Servía comidas a los obreros y a quienes quisieran comer. Despachaba aceite, alimentos y bebida. En él vendían, aparte del vino, la sidra que él mismo elaboraba. Por las fiestas del pueblo, especialmente para la fiesta de Santa Marina, instalaba el puesto de sidra y una bolera, juego muy arraigado entonces.

      LA TIENDA DE VENANCIO
En el bajo de la casona, vivienda de la familia Junco, tenía Venancio una tienda, en lo que más tarde se conocería como la casa de Varista. Después, al partir herencia los hermanos, la casa completa quedó para las dos hermanas de Venancio, las mellizas, Carmen y Pepa, “Las Mochuelas”. Este local, tiempo después que quedó libre, fue escuela de niñas cuando se reformaba y agrandó la primitiva escuela con dos aulas para niños y niñas, en el barrio de Brañes, por el año 1924, tal como son ahora.
Venancio llevó la tienda a los bajos de otra casa que compró en el mismo barrio, en la que en ese momento vivían Perico Quintana y Consuelo antes de habitar la casa de Pinaza en el barrio de Tresierra.

EL ESTANCU
En otro de los bajos de la misma casa que la tienda anterior, las dos hermanas mellizas, “Las Estanqueras” tenían la matrícula para la venta de tabacos además de chigre y tienda.
Cuando dejaron de atenderlo las hermanas les  compraron el traspaso Serafina Bustillo Varela y Wences Noriega González, hermano de mi abuelo materno Marcos.

      EL CHISPÚN
Fue abierto por Isabel Cabrera Mendoza, “La Chispunera”, en el barrio de Brañes. Primeramente tenía un puesto de libretas, lápices y otros pocos materiales de los que entonces se usaban en la escuela y caramelos, en el barrio de Coxiguero en la casa que fue de doña Paca, la hermana de doña Lola. Más tarde esta casa pasó a propiedad de Manuel González Berbes, “Carriles” y Fernanda Romano Mendoza.
Lo inauguró Isabel, casada con José González Romano, “El Chispuneru” y junto con sus hijos, Paco, Lelé y Sefu atendieron el bar y la tienda hasta su jubilación. Su hija Lelé González Cabrera, casada con Atanasio González Romano, lo trasladó al barrio de La Pimiella, con el nombre de “Chispún II”. En esta nueva etapa del Chispún, lo mismo que en el primitivo establecimiento, se daban comidas a los obreros de la construcción, de la madera y de la cantera que llegaban al pueblo.

EL ROSAL
Era la casa de Ramón Bustillo. Cuando su hija Serafina Bustillo Varela se casó con Wences Noriega González y abrieron el bar con la matrícula del Estancu de la Concha. Mi padre, cuenta que de crío veía dentro del local, colgadas de las vigas, unas anillas para hacer gimnasia que se conservaron un tiempo aún siendo bar. Tras la muerte de sus padres, lo regentó su hijo Diego Noriega Bustillo; también fue alquilado por Pedro González Sobrino, un tiempo hasta el fallecimiento de su dueño y cerró sus puertas al público.

        LA ROXA
Jacinta Gutiérrez, “La Roxa” era hermana del tío Antón Gutiérrez, el molinero de Corisco y del tío Tomás Gutiérrez de la Pereda. Este bar está en este pueblo, pero en la ribera izquierda del río Xixón, que se considera frontera entre Parres y La Pereda, tenía este bar su bolera. Viví con otra hermana, María Gutiérrez que era la que se encargaba de atender el ganado. Xacinta comerciaba con quesos que adquiría de los pastores del monte que se los llevaban para revenderlos o ponerlos en la mesa de los abundantes clientes que allí llegaban desde Llanes a merendar y escanciar sidra.

EL RECUESTU
Gloria y Mercedes Haces, eran dos hermanas que vendían, principalmente el pan que les subía el panadero, aceite y otros alimentos de la huerta y el campo.

El RESBALÓN
Ramón Gutiérrez Díaz y Regina Quintana Haces tuvieron abierto un bar en su casa del Campu'l Roble que no tuvo éxito alguno y, posteriormente, un puesto de venta de pan que atendía Regina.

LA GUAIRA
Fue una tienda abierta por Guillermo Fernández y Lola Fernández Gutiérrez en los bajos de la casa sita entre los barrios de La Concha y Calvu donde “Memo” tenía el taller de madreñas.

      EL FRESNU
Lo abrieron Fernando Quintaba Sotres y Otilia Haces Fernández en la casa de Covadonga, madre de Otilia. Pusieron a la venta comestibles. Como Nano trabajaba en el Ferrocarril Económicos, la tienda era atendida por Otilia, ayudada por Pepe Villanueva Quintana.“Caleyinos”, sobrino de Nano,  Como la clientela estaba repartida por la tienda de Venancio, El Rosal y El Chispún, quedó unicamente como bar y en ese género fue ganando adeptos, principalmente por la ubicación, en la confluencia de tres barrios, La Concha, La Casona y Brañes, junto a la carretera. Con la jubilación de los padres, el establecimiento fue regentado por Panchito, Moisés, Nanín y Elenita en periodos de tiempo que desconozco. Actualmente lo lleva el primero de todos venido de Venezuela a donde había emigrado de joven, Juan Roberto, ayudado por su hijo y hermana Elenita. Es el único bar que perduró en el tiempo desde su inauguración.

      LA PEÑA
Este bar, ubicado entre el Colláu y la Bolera, se abre junto con una bolera, lo que hace pensar en que el nombre haga referencia al nombre que en el lenguaje bolístico reciben los equipos participantes en la liga de competiciones. La bolera está construida sobre una peña desde la que se tiene vista a todo el entorno.
Fue abierto por Fernando González Romano, “Nando el de la Peña”, madreñero, maderista, tornero de bolos y bolas y, además, gran jugador del bolo palma. Después de muchos años en los que el juego de bolos había decaído en el pueblo, a pesar de tener varias boleras y gran tradición bolística de grandes jugadores, la apertura de la bolera “La Peña” fue una ocasión de entusiasmo para los jugadores veteranos y para la nueva cantera que se adiestraron en esta nueva bolera.
El bar fue atendido por Fifi Fernández Gutiérrez con la ayuda también de sus hijos, Mari Sol y Luis Fernando González Fernández mientras estuvieron  en casa. El  bar se cerró junto con la bolera y “Nando el de la Peña” se dedicó a su oficio preferido de tornero y madreñero.

        EL RANCHITO
Fue abierto por Félix Quintana Díaz y su esposa Encarnita, como ya se citó al hablar de los barrios.

4.- MÉDICOS
Ramón Sobrino de la Vega,  hijo de Ramón Sobrino Arenas y Benigna de la Vega, nacido en el barrio de La Casona como sus hermanos Dolores y Joaquín. Fallecido Quinín de muy niño y Loli en el bombardeo de los nacionales en la toma del pueblo. Fallecido su padre, Monchu se quedó al lado de su madre y cuando marchó a estudiar Medicina a la Facultad de la Universidad de Valladolid, se fueron juntos. Acabada la carrera de medicina en la especialidad de Cardiología y Pulmón, regresó a Llanes para instalar su primera consulta de la calle El Llegar, en la que instaló una cabina de Rayos X.
Ana Sobrino González, nacida en el barrio de Pedrujerrín, hija de Antonio Sobrino Noriega, “Plus” y Felisa González González. estudió en la escuela de Parres y en el Instituto de Llanes logrando un alto expediente académico que le dio acceso a la Facultad de Medicina de la Universidad de Oviedo, recientemente abierta por aquellos años.

5.- COMADRONAS Y PRACTICANTES DE MEDICINA
María la del Curru, de Pedrujerrín, la tía Segunda Haces Vega, de Sabugosa, Varista Gutiérrez, de La Concha, que pañó a mi hermano Santiaguín y Gaudiosa Nieda García, de Camalexu en La Campa ejercieron con acierto y sapiencia natural esta noble ayuda cuando todo el mundo venía al mundo en su propia casa ya que los hospitales o estaban lejos o eran poco asequibles.
Llamo Practicantes de medicina, nombre con que se denomina popularmente a los Auxiliares de Enfermería y se dedicaban a poner las inyecciones recetadas por los médicos. En primer lugar cito a Dª Concha del Valle los Romeros en el barrio La Casona, a la que se le suponen estudios, pues era una persona culta, además de altruista.
Había otros vecinos hábiles en esta misión, entre ellos, Gregorio García Fresno “del Palacio” y Logia Díaz su esposa. Atendían de igual forma en poner inyecciones a las personas como en los partos y enfermedades de los animales. Ricardín Gómez Gutiérrez y especialmente su tía Araceli Gutiérrez, hija del tío Gaspar y de la tía Fulgencia, de Pedrujerrín, que aparte de hacer el cobro de las igualas médicas para el Dr. D. Antonio Celorio, iba por las casas a poner inyecciones. Ninguno de ellos cobraban dinero, lo que no quita que los favorecidos por sus atenciones les agradecieran su ayuda con algún tipo de servicio agrícola o con productos de la cosecha.

6.-MAESTROS
Juan González González,  uno de mis tatarabuelos, nacido en 1837 fue también Maestro en Parres. Se casó en segundas nupcias con Felisa Mendoza González, hermana de su primera mujer, con la que había tenido a su primogénito, Eduardo González Mendoza, cura de Camplengo. Los hijos habidos con Felisa fueron: Isidora González Mendoza, casada con el tiu Bartolo Gutiérrez, eran los abuelos de Ricardín, y de Hortensia la de Bolao; Anita Gonzalez Mendoza, “Anita la del Maestru” que se casó con José González Cué, hermano de mi abuelo Santos; Jesús González Mendoza casado en la Pereda con Bondanza de la Fuente y fueron los padre de Santiago el abogado; Gloria y mi bisabuela Piedad González Mendoza, casada con Félix Fernando Gutiérrez de la Vega, “El Grillu”, padres de mi abuela María.
No tengo otros datos. Recuerdo que cuando comencé los estudios de Magisterio, mi abuela María se alegró, porque había elegido la profesión de su abuelo Juan González González.
Manuel Alonso, estuvo de maestro en Parres y se casó con Vicentina Gómez Sobrino. Vivieron en su casa del barrio de Brañes. Del matrimonio nacieron en este orden, Manolín Alonso Gómez, al que siempre agradeceré los primeros conocimientos aritméticos que me enseñó, antes de mi comienzo con siete años en la escuela pública de Parres, Jesús, Chenti, Elenita, Marigén y Mina. Emigró toda la familia a Venezuela a finales de la década de los '50.
Maruja Romano Fernández, del barrio de la Bolera, hija de Benito y Teresa, hizo la carrera de Magisterio y ejerció su docencia en distintas escuelas, de las que no llevo noticia.
Sin que nadie lo tome como inmodestia, por ser el autor de estos escritos, me incluyo en esta lista de maestros como Ramón González Noriega, nacido en el barrio de La Caleyona, a cuyo estudio y dedicación en las aulas dediqué cuatro décadas del conjunto de mi historial laboral.
Tras los ocho años de Primaria en la Escuela de Parres, de 1954 a 1962, me matriculé en el Colegio de La Arquera para el curso 62/63, desde el que pasé al recién estrenado Instituto de Enseñanza Secundaria en Llanes, 63/69, en el que me titulé como Bachiller Elemental y Superior. En septiembre de 1969 comencé estudios en Escuela Normal de Magisterio en Oviedo, con el llamado “Plan de 1967”. Me gradué en Magisterio con acceso directo a la enseñanza en junio de 1972. Ocupé una plaza provisional en la Escuela Graduada de Llanes durante el curso 1972/73. En septiembre de 1973 accedí como Profesor de E.G.B. propietario definitivo a la Escuela Graduada de Panes, al año siguiente convertida en Colegio Público “Jovellanos”, en el que ejercí once cursos. En el curso 1984/85 obtuve por concurso de traslados, la plaza de Maestro en la Escuela Unitaria de Pendueles. Durante tres cursos, de los quince que permanecí como propietario de dicha plaza docente, ejercí el cargo de Director en el Colegio Rural Agrupado, II de Llanes con sede en las Escuelas de Vidiago en Riegu, (CRA II Llanes). Desde el curso 2000/2001, me trasladé por permuta de claustro a ocupar la plaza vacante en la Escuela Rural de Vidiago, en Riegu, y pasamos a vivir a una casa que rehabilité yo mismo en el vecino pueblo de Puertas. Pasados diez cursos en este mi último destino me acogí a la prejubilación, cumplidos los sesenta y uno con treinta y ocho años de profesión.
Camilo Sobrino Romano, vecino del barrio de Calvu, hijo de Fernando Sobrino Guitérrez y Ñeñe Romano Fernández, después de los estudios de Primaria en la Escuela de Parres y posteriores Bachilleratos y COU en el Insitituo de Llanes, hizo estudios de Ciencias Exactas, especialidad de Matemáticas, encontrándose en la actualidad como profesor de Instituto en la Comunidad Canaria.
Mª José Fernández Junco, hija de Camilo y de Elisa, estudió y se licenció en la Facultad de Química de la Universidad de Santiago. Ejerció en varios institutos como profesora antes de entrar a formar parte del claustro de profesores del I.E.S. de Llanes, donde ejerció la docencia, así como la secretaría y la dirección del mismo en distintas etapas, hasta que se jubiló. Sé que hay muchos más profesionales de la enseñanza en Parres, pero que por desconocimiento no puedo seguir sin dejar a alguien inconscientemente de lado.

7.-CARPINTEROS Y MADREÑEROS
Félix Fernando Gutiérrez de la Vega, Manuel el del Curru, tío José y tío Juaco González Cue fueron carpineros y el hijo de éste último, Fernando González Romano, “Nando el de la Peña” fue tornero y madreñero. Guillermo Fernández, “Memo” tuvo su taller en los bajos de su casa del lugar conocido como La Guaira, entre los barrios de La Concha y Calvu.

8.-MOLINEROS
En el Molín de Corisco, el matrimonio José Gutiérrez Pérez y Leonor Martínez Pérez molían el maíz en el molino de una rueda, bajo el Covarón. El tío Antón Gutiérrez, padre de José, lo había montado allí con los elementos que había traído de otro molino que tenían primeramente en La Covarada, al otro lado del cuetu Las Cerezales por el que se esconde y aparece el río Melendro.
En el molino de las Mestas, trabajó primeramente en él Luis, “Luisón” Santoveña, padre de Manuel, “Manuelón”, vecino de la Pereda, Felipe, “Felipón” y Gabino Santoveña, vecinos de La Galguera. Había venido a Parres de molinero con Rosario Noriega en el molino que había en La Arenal, donde aún quedan restos de su ubicación. Después trabajó en él José Blanco, “José el Molineru”, hermano del tíu Gapito de La Pereda y su mujer María, natural de Cabrales. Tenía una bolera donde atendía a la clientela que se acercaba a merendar. Recogía el maíz por los pueblos de la zona y entregaba las moliendas a domicilio con un carro y caballo. En una de esas salidas, al regresar por la noche, cayó con el carro cerca del puente sobre el río Purón. Continuó en el molino María unos años más hasta que José Junco, “Pepe el Curru”, indiano de Parres, compró toda la hacienda incluido el molino y continuó con las labores, su cuñado, Camilo Fernández Mendoza casado con Elisa Junco. Después fue atendido un tiempo más por el primero de sus hijos, Pedro Fernández Junco, hasta que cerró sus puertas. Hoy se encuentra restaurado el edificio, pero si ser utilizado para lo que fue construido. Sin embargo, las cosas hay que decirlas como son y es que, aunque siempre fue considerado de Parres, al estar ubicado en territorio de Bolao, pertenece por ello al pueblo de La Galguera.
El molino de La Vega, a continuación del anterior, de cuya agua se abastece por un calce que la lleva hasta el edificio hoy totalmente en ruinas. Vivieron en él la familia compuesta por María, natural de Porrúa, hermana de “El Cosmeletu” y José, hijo de la tía Marica “La Torrina”, vecina del barrio Don Diego en Parres. Tuvieron cuatro hijos: María, José Ramón, “El Molineru”, que tuvo un taller de bicicletas en la calle de entrada a Llanes por El Cotiellu, y el último de los hermanos, Benigno “El Relojeru” que tenía el taller en el edificio que había sido Colegio de Las Mantillas, en la plaza Parres Sobrino.

9.-COSTURERAS y SASTRES
Fueron muchas las mujeres dedicadas a este oficio,  entre las que recuerdo especialmente a Mª Teresa Sánchez de la Vega, en el barrio de Tamés, donde acudían otras más, bien sea en su ayuda como para el aprendizaje y práctica del oficio. Mi vecina Rosi Sobrino Arenas del Barrio de La Caleyona que se dedicó a ese oficio muchos años y de cuyo sonido de la máquina me recuerdo aún desde mi más temprana edad y Mª Josefa Penanes Galguera. Quina y Lía de La Vega, en la casona de La Piniella, a donde acudía con mi madre para que me hicieran los primeros pantalones que recuerdo. En Pedrujerrín, Samuel Rodríguez, “El Sastre” casado con Toni Gutiérrez, ambos atendían la clientela y cosían para los encargos que les hacían en los Almacenes “La India” de Llanes. En el taller de Samuel comenzó como aprendiz y aprendió el oficio José Manuel Junco Junco.

10.-SEGADORES Y ROZADORES
Muy afamados para la siega de la hierba fueron los hermanos Agustín y Arturo Gutiérrez, oriundos de Cabrales, pero asentados en el pueblo de Parres. Santos Quintana, José González Romano, “El Chispuneru”, Lorenzo Junco, “el Mineru”, Paco González Romano y muchos más, cuya lista sería interminable, porque en la tarea del campo la siega es una labor imprescindible.
Cuando me dediqué con mi padre Santiago González Gutiérrez a la siega a jornal en dos temporadas estivales, al ajustar el tiempo que pudiera llevarnos una finca determinada, contábamos con la referencia del que habían empleado en su tiempo Agustín y Arturo.  También las mujeres segaban. Por recordar alguna de ellas, Modesta Junco González, hija del tío Pepe “Macetes”, vecina de la casería de Santa Marina, fue una buena segadora y usaba para el transporte la pareja de vacas con el carro.

11.-TEJEROS
Los que mi padre me puede recordar son su tío Santiago González Cue, “Tiago el Sordu”, hijo de Pedro y Segunda de Calvu, marchó hasta Castilla para trabajar como tejero.
Uno de sus primos, hijo de Lola y Damián del barrio de Tresiera, Gregorio Cerezo González, “El Tejero”, también marchó a Castilla lo mismo que José Villaverde, “Caleyos” y Juan Quintana, hijo del tío Roque y de la tía Segunda. Cuando regresó a casa después de la larga temporada en la tejera, fue al encuentro de su padre en el bar donde solía echar habitualmente la partida los domingos. Cuando le preguntaron los vecinos qué tal le había ido, les contestó con orgullo les mostró las botas que había comprado con la soldada recibida. A lo cual, uno de los de la mesa, que usaba de buena guasa, le apostilló si eran “botes” o latas. Con este comentario se puede adivinar la miserable paga recibida por los guajes de la tejera que marchaban por Santu Medé y regresaban para San Miguel.
Otros más que se fueron de tamargos fueron Pandón y Felipe Fernández Mendoza, del barrio de Tresierrra, con la intención de comprar una lloquerada para la pareja de vacas del padre, Manuel el de Melia, que era carretero.

12.- CONSTRUCTORES, CANTEROS Y ALBAÑILES
Félix Fernando Gutiérrez de la Vega, “El Grillu”, como ya se expresó con anterioridad hacía contrata de construcción en las que intervenía además como carpintero ebanista en ventanas, puertas, corredores y galerías, mesas, camas, escaleras, etc y maderero para la provisión de las columnas, vigas y pontones de las techumbres.
Fernando Fernández Gutiérrez, del Colláu fue un buen cantero. Hubo muchos albañiles con la expansión del sector de la construcción como José Tudela Morodo, natural de Cué, pero vecino de La Veguca y Tomé Gutiérrez García del barrio del Cuetu y su hermano Ramón Gutiérrez García, “Tolino”, Francisco Sobrino Díaz, “Pancho el de Ignacio”, entre los más destacados y una lista considerable de hijos o aprendices que les siguieron que sería difícil enumerar sin dejar alguno fuera de ella.

13.-CARPINTEROS Y MADERISTAS
Mi bisabuelo Félix Fernando Gutiérrez de la Vega, “El Grillu”, aparte de carpintero y constructor, se dedicaba a la compra, tala y venta de madera que llevaba desde el bosque a los aserraderos o a la estación con sus carreteros.
Marcos Noriega González, mi abuelo materno, también se dedicó a la tala de bosques, con cuya madera suministraba a la serrería de Pancar o entregaba al embarque en el andén de la Estación, con su pareja de tiro.
José González Cue, era también carpintero como su padre y hermano. Su hijo Eduardo González González, “Pachu”, aparte de famoso campeón de bolos, trabajó de maderista hasta el accidente de camión que le dejó para el resto de su vida en silla de ruedas, lo que no le impidió realizar tareas de carpintería con las limitaciones propias de su estado físico.
Juaco González Cue, de Vallanu, tío de mi padre, aparte de trabajar la carpintería, se dedicó a la madera ayudado por sus hijos Marcelino y Manuel González Romano. Manuel fue el primer encargado de la Serrería de San José de Fernando Perela en Llanes. Después se trasladó a Arenas de Cabrales donde fue propietario de una serrería al lado del río Cares. Les siguieron en el oficio sus hermanos Pedro, “El de Vallanu” y Fernando, “Nando el de la Peña”, quien cerró la lista de maderistas junto con su compañero Fernando Sobrino Gutiérrez, “Pana”. del barrio de Calvu.
Los primeros maderistas usaban únicamente el tronzador y el hacha tradicionales.
Quizás los dos últimos tuvieron la oportunidad e conocer la moto sierra que les facilitó mucho el trabajo, así como las Carrocetas y “Uros” que sustituyeron a los carreteros y facilitaron con el uso de plumas y poleas la carga y descarga de la madera y la entrada en bosques que anteriormente no daban fácil acceso al carro de los bueyes. Muchos más vecinos se dedicaron eventualmente a este oficio, cuya lista sería bastante grande entre serrones y carreteros.

14.-FERROVIARIOS
En Llanes confluían los trenes pertenecientes a dos compañías distintas, “FF. Cantábricos” de Santander y “FF. Económicos” de Oviedo, nombres con que se conocían por aquel tiempo a las dos provincias limítrofes. Santos González Cue, mi abuelo paterno, conocido popularmente como “Santos de la Puerta”, trabajó con la empresa “Cantábricos” de Santander como revisor del paso por la puerta que dejaba acceso del público al andén. Los hermanos Santiago y Ramón Sánchez de la Vega  del barrio de Tamés, fueron maquinista de la empresa “Económicos” de Oviedo. Aurelio Junco Vega de Calvu y Jesús Gutiérrez, “Lirio”, de Las Mimosas, en la Pereda eran cargadores de carbón y encendedores de las máquinas de vapor en la Estación de Llanes. Santos Junco, “El Chaparru”, del barrio del Colláu, hermano de Juanito, hijo de la tía Dominica era guardagujas y trabajaba con la máquina de maniobras para formar las unidades que dejaba dispuestas para salir. Juan Bustillo, natural de La Pereda y casado con Isa González Romano, de Vallanu, trabajaba de Factor en la oficina de la Estación. Antonio Miguel Dosal, “El Peináu”, de Llanes, casado con Mª Luisa  Amieva Sánchez del barrio de Brañes, también fue factor. Cardí Gómez Fernández, hijo de Ricardín e Isaura Fernández, “Visu”, del barrio de Pedrujerrín, después de su formación en el Colegio de la Arquera, entró a trabajar en las oficinas llegando a ejercer como Jefe de Estación hasta su jubilación.

15.-MONDOGUERAS Y MATARIFES
María la del Curru, La tía Segunda, Lola de la tía Fausta eran además buenas cocineras y se encargaban como ésta última de preparar la comida en las bodas de mis tíos Jesús y Felicia, Piadosa y Pepe Luis, mis padres Taro y Finu y mi tíos Eduardo y Loles. María Gutiérrez González, mi abuela, María Sánchez Sotres, “María la del Vivo”, Gaudiosa Nieda García de Camalexu en la Campa lo mismo que las anteriores gozaban de sobrada fama de buenas cocineras y mondongueras.
Los matadores eran las personas claves, ya que sin ellos no daba comienzo el matacío. El éxito de un buen San Martín dependía de esos dos profesionales, del arte que tuvieran, de la destreza en descuartizar las carnes aprovechando bien la materia y llevado a cabo con la mayor pulcritud que se pudiera con los medios tan artesanales de que disponían.
Llegada la hora, los dueños ya tenían preparada una tarima y un buen montón de helechos secos para magostar la piel con el fin de depilarla por completo. También tenían previsto abundante agua en bañeras, cubos y bidones, cuando aún no existía la traída de agua por cañería de suministro. Se iba al río para lavar las tripas para embutir los chorizos.
El tío Juaco González Cué y con posteridad su hijo Joaquín González Romano, “Quini el de Vallanu” fueron de los mejores. También se dedicaron al oficio Marquinos Sánchez Noriega, de La Concha, Agustín Gutiérrez de D. Diego y Manuel López Ibarlucea, natural de Poo de Cabrales, casado con Rosi Sobrino Arenas del barrio la Caleyona.

16.-CARRETEROS Y ARADORES
Era común tener un carro con vacas que aún siendo para leche, domaban al yugo para tirar de él y hacer el transporte de verde, hierba o leña para la casa. Se puede citar como carreteros específicamente a los que se dedicaron al transporte por su cuenta y por cuenta ajena. Entre los primeros, fueron Manuel Fernández, “Manuel el de Melia”, hijo de la tía Marina, “La Jornera” que se dedicaba a carretar hierba, rozu, madera, piedra de las canteras y araba los campos a jornal siempre.
Fernando Fernández Gutiérrez, “Venas”, del Colláu, era carretero especialmente y araba los campos, aunque también se dedicaba a la cantería en la construcción de cuadras, cabañas y casas. Junto con Ricardo el de Tomás de la Pereda ajustaron para Manuel Amieva, “El Vivo” carretar la piedra desde las canteras hasta el punto de restauración a duro el porte de un metro cúbico desde las canteras de la Concha Jaces y el Carril ,en el tramo de Llanes a Santa Marina. Desde este punto al Alto la Tornería se usaría la piedra de Santa Marina, Cuetu Mazacarabia, pero lo tenían ajustado otros carreteros de Ribadedeva.
Mi padre, Santiago González Gutiérrez, “Taro”, trabajó como carretero varios años con su tío, a la vez que primo, Fernando Gutiérrez González, con el que acarreaba también el primero de sus hijos “Bolio”, Teodoro Gutiérrez Rodríguez, emigrado de joven a México.
Santos Junco Noriega, de Tamés también araba y usaba la pareja de vacas para transportar la hierba y el abono a jornal.

17.-RELIGIOSOS
Eduardo González Mendoza, el “Cura de Camplengu”, era hijo de Juan, El Maestru, que al quedar viudo, volvió a casarse hermana de su primera mujer, Felisa, con la que tuvo el resto de hiijos: Piedad, mi bisabuela, Anita, Jesús el de la Pereda y Ángel. Estuvo de párroco en la capilla del Cementerio de Camplengu, donde había una casa para el cura y otra para el enterrador, a ambos lados de la entrada principal. También fue confesor de la Marquesa de Argüelles de la casa la Concepción de Llanes.
Manuel Junco Vega, “el cura de Calvu”,  hijo del tío Segundo, hermano de José Rin y Generosa. Fueron varios hermanos: María y Carolina, solteras, atendieron la casa paterna a las que ayudó económicamente D.Manuel; José que se casó con Justa Romano y vivieron en el barrio de Coxiguero antes de marcharse a la casería La Cueva, en las Bajuras de Pimiango; Ramón, casado en Pancar con Clara Galán; Francisco, “Quico”, casado en San Roque; Aurelio que se casó con Carmina, hermana de D. José, el cura de Porrúa; Enrique, que se casó con Laureana Sobrino y Constante, el último de los hermanos. D. Manuel y sus dos hermanas, en distintos períodos de tiempo, criaron a algunos de sus sobrinos mientras eran niños. Los primeros de ellos fueron Luis y Carolina, hijos de su hermano José y Justa; después fue el turno para Tonín hijo de Constante al que D. Manuel educó en un Colegio de Madrid; Lauri, hija de Enrique y Laureana, por el fallecimiento de la madre en el parto y que siempre quedó en la casa con sus tíos atendiéndolos en su vejez. Tanto María como Carolina y D. Manuel ayudaban con generosidad a los vecinos que lo necesitaban. También vivieron en la casa con Carolina y María otras niñas a las que cuidaron con todo esmero.


LA MEMORIA HISTÓRICA

FUSILADOS,  MUERTOS EN EL FRENTE  Y DESAPARECIDOS
Especial lugar reservo en la memoria del pueblo a todos los que padecieron la guerra, ya sean de un bando o de otro, que al fin todos la perdieron y nadie la ganó. En el pueblo de Parres, mi padre contabilizó un mínimo de veintidós vecinos, aunque cabe la posibilidad de que falte alguno por detallar ya que el exilio obligado que algunos padecieron también es consecuencia de la misma. Al fin y al cabo algunos acabaron sus vidas lejos de la tierra que les vio nacer sin poder volver a visitar a sus seres queridos.
        1.- En Parres

TRESIERRA
De la casa Pinaza:
Ramón  Quintana  Mier:
Hijo de Perico Quintana y Consuelo Mier.
Murió en el frente, recién estallada la guerra, en las filas de La República.
De la casa Tía Lola:
Santos  Cerezo  González,  hijo de Damián Cerezo y Dolores González Cué. Muerto en El Escamplero, según se dijo, aunque pudo haber sido en cualesquier de los demás frentes de Oviedo: La Trecha, Monte los Pinos, Picu El Arca, Aguilero, La Tenderian Baja, Las Secadas, El Naranco, El Cristo o San Esteban de las Cruces.

LA VEGUCA
Martín  Fernández  Arenas, hijo del tío Máximo y de Marina. Fue fusilado en la Cárcel El Coto de Gijón.

LA CALEYONA
Juan  Penanes  Galguera, muerto en el frente, con La República, de la quinta del 39.
Ángel  Sobrino, hermano de Clemente, oficial Teniente de la Legión. Murió en el frente con el Batallón “El Coritu”, comandado por Manuel Noriega Sánchez, en el puerto de El Pontón.

VEGA LOS ROMEROS
Lorenzo  Gómez, casado con Modesta, tío de Ricardín, murió por La República en el frente de Asturias. Se había  alistado voluntariamente en el momento de producirse el alzamiento. Su hijo, tercero  de los once que tuvo el matrimonio,
Fernando  Gómez, murió como su padre en las filas de La República.

CALVU
Juan  Gutiérrez  González, hijo de Félix Gutiérrez de la Vega y de Pepa Gutiérrez Cue, muerto en el frente de Bilbao, julio del 37, en las filas de La República.

LA COVAYA
Antonio Sobrino Gutiérrez,  hijo de Antonio Sobrino Arenas y de Isaura Gutiérrez. Fue alistado por sus padres en una bandera de Falange y murió al poco tiempo de marcharse al frente.

SABUGOSA
Pepín  Sobrino  Mier,  hijo de Manuel de Andrés y de Esperanza, muerto en el frente de Asturias, al comienzo de la guerra, en las filas de la República.
Ricardo  Sánchez  Arenas, hijo de Pedro, “Chopa”…..

VALLANU
Ramón  González  Romano, hijo de Joaquín González Cue y Francisca Romano Junco.

EL COLLAU
Ricardo , “Rico”,  vivía con su tía Máxima “La Choga” y era hermano del Pastorín, Ángeles, Francisca, que murió electrocutada en el Cuetu las Cerezales,  y otros más hermanos. Rico se había ido voluntario al frente con La República donde murió.

EL COTAXU
Mariano  Romano  Rozada , hijo del tío Benito y de la tía Salud y casado en la Pereda, con Pilar la de Críspulo, eran padres de seis hijos. Se fue voluntario con el ejército de la República, así como sus hermanos Benito Romano Rozada, y Ramón Romano Rozada. Murieron  los tres  hermanos en el frente de Asturias.
Rogelio  Fernández  González,  hijo de Manuel Fernández y Aurora González Berbes, muerto al cruzar un río en el Frente de Teruel.

DON DIEGO
Manuel  Vidal  Sotres, hijo de Estanislada Sotres González, “Tanis”, hermano de Angelita, Lola y Ángel. Murió con La República.
Juan  Ruisánchez, hijo de Ursino y Pepa, se fue al frente con La República. Se supuso que murió en el frente, pero a sus padres nadie se lo comunicó.
El Vizcaín, casado con Covadonga, “Dongona”, padres de Vicente, estaban de caseros en Rumoru. Murió en el frente con La República.
Juan  Luis  González  González,  murió en la batalla del Ebro con el ejército Nacional. Su hermano Francisco  González  González ,  había sido movilizado por La República, pero fue preso en Deusto y posteriormente alistado para el frente por los Nacionales. Cuando murió su hermano, le dieron permiso para estar en el funeral y ser consuelo de sus padres. De regresó al frente una bomba lo mató.

     2.- En la Pereda

LA VEGA SAN ROQUE
Ángel  Mijares,  hijo de Fernando y Rosa, de la quinta del 35, se fue voluntario con La República y fue muerto en El Pontón con el Batallón “El Coritu”.

EL PRADÓN
Santiago  Junco Hano, fallecido en el frente de Cataluña el treinta y uno de julio de 1938 y
Francisco  Manuel  Junco  Hano, muerto en Santander por herida recibida en el frente, el día seis de agosto de 1938, hijos de Andrés Junco Pérez y Dolores Hano Hano, “Lola”.

EL OLLERU
Manuel  el de Críspulo. Lo vieron la última vez llevando un pico en un Batallón de Trabajadores Y no se supo más de él.

CUETU  LA  CRUZ
Tomás,  hijo de Lobeto muerto en el frente.

CORISCO
Francisco  Blanco de la Vega, Pancho, hijo de Pedro y de Eugenia. Su madre siempre esperaba su regreso y dejaba la puerta sin llave para que pudiese entrar en casa.

LA VEGA QUINTANA
Manolo  Santoveña  Romano, de la Quinta del 39, hijo de Manuel y Águeda. Murió en el frente de Reinosa, con la República.

RIEGA LA ESPINA
Manuel , “El Coruñín”, sirvió en las milicias obligatorias del ejército nacional, una vez terminada la guerra. Los soldados protestaron por la mala comida que les daban. El suboficial pidió que saliera alguien encabezando aquella demanda, pero nadie se atrevió a dar la cara. Le señaló a él y a otros siete más que fueron fusilados como ejemplo y escarmiento para el resto del Batallón.

(Continuaré con otros apartados)